Scott Strike eRide 910: Un nuevo enfoque

La Strike eRIDE es la última incorporación al catálogo de Scott, una bici que retoma el nombre del modelo legendario de la marca pero ahora, con motor eléctrico como pieza clave en su construcción. Esta bici con 140 mm de recorrido y ruedas de 27,5 o 29”, seguro que te recuerda a la Spark y Genius eRIDE. Pero no te fíes de las apariencias, ya que se trata de una plataforma nueva y con un enfoque distinto para un nuevo uso.
Héctor Ruiz // Fotos: Alejandro Cubino -
Scott Strike eRide 910: Un nuevo enfoque
Prueba: Scott Strike eRide 910 2019

La Strike gira en torno al motor Bosch, con la versión Kiox.

Prueba: Scott Strike eRide 910

Scott Strike eRide 910

UNA NUEVA OPCIÓN

Si hasta ahora el resto de modelos eléctricos emplean el motor Shimano Steps sistemáticamente, Scott ha querido ofrecer una nueva alternativa en su elenco de eMTB con el uso del motor Bosch Performance CX 250, indudablemente un motor muy popular (por no decir el que más) y demandado. Así abren una nueva ventana para sus fans del motor alemán y su alegre entrega de potencia. Ello les ha llevado a diseñar un tubo principal distinto para albergar las diferentes medidas del motor y la batería, con unas dimensiones algo más comedidas en cuyo interior se aloja la batería Bosch PowerTube de 500 Wh, totalmente integrada y de apertura inferior.

Prueba: Scott Strike eRide 910
El puerto de carga de la batería se ubica en el lado izquierdo (en lugar de la parte inferior), más protegido de la suciedad que envía la rueda delantera y más accesible. Cuenta con un pequeño cierre magnético que lo mantiene siempre cerrado, en lugar de la típica goma que va encajada y se puede deformar con el uso.

Las modificaciones del cuadro no solo se reflejan en este tubo, la una cuna de motor también es completamente nueva, como es obvio, al usar una marca distinta, siendo el Bosch algo más voluminoso que el Shimano. Esto obliga a que la ubicación del amortiguador sea algo más elevada, aunque no afecta ni al sloping del tubo superior, ni al espacio para instalar un portabidón. De hecho estas modificaciones tampoco han modificado la silueta de la Strike, que se asemeja por no decir que es casi clavada, a la del resto de modelos, manteniendo la línea de diseño de Scott, a excepción claro, de las particularidades geométricas.

Desarrollada con la comodidad en mente, pero con una geometría adecuada a un uso exigente.

En el triángulo trasero se mantienen también las formas y las vainas se han enlongado, unos 15 mm si comparamos con la Spark y Genius (que poseen una longitud casi idéntica de 462 mm). Scott achaca esto a una característica del comportamiento de la bici, para evitar que pierda apoyo en la rueda delantera en ascensos pronunciados y se levante de la parte delantera, ya que como describimos a continuación, la Strike nos plantea un posición de pilotaje más retrasada y elevada.

Prueba: Scott Strike eRide 910
En la vaina encontramos una protección de goma estratégicamente colocada para evitar los molestos sonidos del “traqueteo” de ésta. El cableado del cambio trasero es interno, no así el del latiguillo de freno.

Publicidad

BUTACA PREFERENTE

Con una plataforma de 140 mm de recorrido y la posibilidad de elegir tanto ruedas de 27,5x2.8” o 29x2.6” según versión, la clasificación de la Strike frente a sus hermanas es la de una bici Trail en la que se ha buscado una mayor comodidad, teniendo en cuenta el tipo de usuario cada día más habitual en el mundo del eMTB.

Prueba: Scott Strike eRide 910
El amortiguador Fox Nude permite reducir el recorrido de 140 a 90 mm al accionar la palanca, o directamente bloquearlo si vamos a afrontar una subida por pista o asfalto. Su ubicación es invertida, como es ya habitual en todas las Scott. Cambiar la funda del cable de bloqueo se puede convertir, eso sí, en la pesadilla de tu mecánico habitual.

Por eso Scott ha cogido el metro y el medidor de ángulos para dotar a la Strike de una geometría más corta de tubo superior, con una posición de manillar más elevada y atrasada (basta ver la potencia de 40 mm en talla M), de manera que nuestro peso recae hacia atrás y el reparto de masas muy centrado sobre el motor. Todo ello para lograr una posición más erguida y cómoda, menos enfocada a la velocidad y que nos ayudará a preservar nuestros musculos y tendones para recorrer muchos kilómetros sin pasar excesiva factura a nuestra musculatura. Esta posición y esta personalidad más relajada hacen que los puntos de contacto entre bici y nuestro cuerpo deban ser ligeramente distintos, por eso la Strike monta un sillín más mullido y generoso en dimensiones, el Syncros ER1.5, para compensar nuestro peso con más apoyo sobre los isquios. Otro punto también diseñado con el confort en mente son los puños Syncros Comfort, con una superficie amplia para el extremo de la palma de la mano. Pese a nuestras reticencias inciales, tras varios días de uso con ellos nos han convencido, permiten apoyar mejor la mano que con un puño tradicional pero a su vez son bastante elásticos en la zona del apoyo, sin llegar a ser intrusivos a la hora de agarrarlos con mucha fuerza en descensos técnicos. Y para estas ocasiones donde el terreno se pone “feo”, los frenos Zee con discos de 203 mm han ofrecido una potencia muy buena, acompañados de una transmisión SRAM GX y NX en este modelo eRIDE 910, con el **. El mando NX en su-+ versión “one click” ideal para eMTB.

Prueba: Scott Strike eRide 910
Al igual que otras marcas (Trek o Specialized), Scott instala un tope de goma por detrás de la horquilla para evitar daños en los diales de ésta y el cuadro en caso de caída. En este caso va debidamente atornillado (en lugar de pegado) mediante tres tornillos.

E-MTB PARA TODOS

Hemos probado la Strike a fondo y hemos encontrado que se trata de una bici que realmente soprende, pese a la comodidad que refleja, no es una bici que se quede atrás en otros aspectos como el rendimiento pedaleador o bajador. De hecho, los ángulos de la Strike podrían llegar a eclipsar a otras bicis más enfocadas al Enduro, con 65.4º en la dirección, unido a una longitud de ejes de más de 1,2 m en talla M. A ello súmale los 140 mm de recorrido y la capacidad innata de las 29” para pasar obstáculos, y es una bici que no decepciona en absoluto bajando, siempre y cuando no perdamos de vista que algún componente como sus neumáticos, no es el idílico para el maltrato del Enduro. Destaca por la naturalidad de pilotaje, el poderse defender dignamente a golpe de pedal cuando las velocidades sobrepasan los 25 Km/h en terrenos rodadores (especialmente gracias a las ruedas de 29”) y por la seguridad y confianza muy elevada que transmite en esos senderos que hasta ahora te han dado respeto. Y aunque de entrada pueda parecer una bici exclusivamente rutera, jugando con la altura del manillar, bajándolo un poco, podemos hacer que sus sensaciones sean un poco más racing.

Un mismo cuadro que permite montar de serie ruedas de 29” (2.6”) o de 27,5” (2.8”).

¿Bici para todos? Quizás no pra el 100% de lso e-bikers de hoy, pero de lo que sí estamos seguros es que Scott a creado una bici a medida de las grandes masas, una bici con la que poder devorar kilómetros cómoda y eficientemente (hasta agotarse los 500 Wh de la batería, claro) y para echarnos una mano en los senderos que requieren de toda nuestra habilidad, transformando las sensaciones en diversión.

Prueba: Scott Strike eRide 910
El mando del Bosch Kiox es también completamente nuevo, no muy grande en dimensiones siguiendo la línea estética y de funcionamiento propia de Bosch.

Lo mejor. Relación entre geometría ágil y comodidad. Montaje acorde a su propósito. Display Kiox. A mejorar. Vainas largas. Neumáticos poco agresivos. Transmisión algo básica.

EL SISTEMA DEL Siglo XXI: BOSCH KIOX

El Kiox es la nueva apuesta de Bosch para 2019, y tras probarlo a fondo no nos cabe duda que comenzará a ser el “trending topic” de las bicis que equipen la motorización de la marca alemana (que por cierto, aún no ha presentado su nuevo motor más compacto). Resulta mucho más atractivo a la vista y al uso que cualquiera de sus hermanos, con el diseño de un ciclocomputador tradicional, pero con una pantalla a color (1,9”) muy atractiva y legible, al nivel de un Smartphone. Además, está fabricada con una capa de cristal Gorilla para ofrecer una mayor protección, con una iluminación que se adapta automáticamente a la luz ambiental (o que podemos ajustar de manera manual). En ella podemos acceder a toda la información relativa a nuestra ruta (kilómetros, hora, potencia que enviamos a los pedales, cadencia, autonomía restante...) e incluye conectividad Bluetooth, para comunicarse con una banda de frecuencia cardíaca o con un teléfono móvil y/o Tablet. Eso sí, la aplicación Bosch eBike Connect aún no ofrece la posibilidad de conectar con el Kiox (solo con el Nyon), por lo que por ahora no podemos personalizar ni los campos de datos ni consultar ningún otro tipo de información, por lo que tocará esperar a futuras actualizaciones. Todos los detalles de la pantalla cambian de color en función del modo de asistencia que tengamos seleccionado, y además, la pantalla principal de asistencia ofrece información muy completa, con un gráfico a modo de “cuentavueltas” que indica el nivel de asistencia del motor y el par que nosotros estamos introduciendo. No es una información imprescindible pero si muy interesante.

Prueba: Scott Strike eRide 910
La conectividad Bluetooth permite enlazar una banda de frecuencia cardíaca con el Kiox y poder consultar nuestro pulso en todo momento.

El Display, que cuenta con una fijación magnetica (y antes de que te surja la duda, no se cae accidentalmente, ni vibra ni levanta cualquier sospecha por pequeña que sea de una mala fiabilidad), va instalado en el centro de la potencia, sustituyendo a la tapa de la dirección. El soporte tiene una única posición que queda bastante inclinada hacia atrás (hacia nuestro estómago). No compromete la lectura de los dígitos y caracteres gracias a que la pantalla se ve perfectamente incluso con esta inclinación, aunque no es la posición idílica. Echamos de menos la posibilidad de regular su inclinación, o al menos, disponer de varios soportes distintos con inclinaciones diferentes.

Prueba: Scott Strike eRide 910
El Kiox se aproxima en acabados y funcionalidad a lo que es esperable en la actualidad: pantalla atractiva y a todo color y con la presentación de múltiples datos.

El mando del Bosch Kiox cuenta con 5 botones, dos a la izquierda (para moverse arriba y abajo en los menús) dos centrales (para moverse delante y detrás) y un último de selección. Aunque te acabas acostumbrando a él, una colocación en cruz de los botones (tipo mando de la Nintendo) es más intuitiva sobre la marcha, y aunque el tacto es bueno, no cuenta con un “click” tan marcado como en otros mandos. Es compatible con Shimano Di2 y el sistema eShift de Rohloff, y los amantes de llevar muchos “gadgets” en la bici están de enhorabuena, ya que el display tiene un puerto Micro USB para poder recargar otros accesorios sobre la marcha, como un teléfono móvil o un GPS.

Publicidad

COMPONENTES Scott Strike eRide 910
Cuadro Aluminio. Compatible 27,5 y 29”.
Motor Bosch Performance CX 250.
Batería Bosch PowerTube. 500 Wh.
Amortiguador Fox Nude EVOL. Recorrido 140/90 mm.
Horquilla Fox 34 Float Performance Elite. 140 mm.
Pedalier SRAM X1 1000. 36 d.
Pedales No incluidos.
Cambio SRAM GX Eagle. 12v.
Mandos cambio SRAM NX Eagle.
Casete SRAM PG1230. 11-50 T.
Cadena SRAM NX Eagle.
Frenos Shimano Zee. 203 mm.
Dirección Syncros FL2.0 Press Fit E2. 1.5”-1 1/8.
Potencia Syncros FL1.5. 40 mm.
Manillar Syncros Hixon 1.5 Rise. 760 mm.
Sillín Syncros ER1.5.
Tija sillín Fox Transfer Dropper. 31.6x125 mm.
Llantas Syncros X-30S. 30mm.
Cubiertas Maxxis Rekon EXO. TR. 3C. 29x2.6”.
Peso 22,600 kg.
Tallas S, M, L y XL.
Precio 5.999 euros.

Prueba: Scott Strike eRide 910
{ A: Longitud entre ejes. B: Altura de eje pedalier. C: Longitud de vainas. D: Longitud de tubo de sillín (centro a tope). E: Longitud de tubo superior (horizontal virtual). F: Ángulo de sillín. G: Ángulo de dirección. Todas las longitudes en mm }


EL DETALLE: FLIP CHIP

Prueba: Scott Strike eRide 910 Su cometido es variar la geometría, aunque con el fin principal de adaptarla a las ruedas de 29 o de 27,5”, sin necesidad de realizar más cambios que ese. Obviamete también podemos variar la geometría aunque no cambiemos las ruedas, aunque en ese caso no tendríamos la geometría óptima.


RESUMIENDO
» Una eMTB Trail de recorrido de suspensiones generoso y ruedas de 29”, transmitiendo mucha confianza en terrenos técnicos pero enfocada, especialmente, a la comodidad. » La Strike vuelve a introducir el motor Bosch en el catálogo de Scott, sirviendo como alternativa a los modelos que montan Shimano Steps, además con el nuevo display Kiox.

Más información en www.scott-sports.com.

Publicidad

Galería relacionada

Scott Strike eRide 910 2019