Aeropex, probamos los cascos de conducción ósea mientras montamos en bici

Estos cascos de Aftershokz son la alternativa perfecta para no renunciar a la música mientras pedaleas.

Héctor Ruiz. Fotos: Sergio Lorenzo

Aeropex, probamos los cascos de conducción ósea mientras montamos en bici
Aeropex, probamos los cascos de conducción ósea mientras montamos en bici

Montar en bici y llevar auriculares es, además de poco recomendable por la manera en que nos aíslan del exterior con el riesgo que conlleva, ilegal, por lo que tenemos todas las papeletas para ser multados (200€ de sanción*) en caso de toparnos con una autoridad o estar involucrados en un accidente. No obstante, si no quieres renunciar montar en bici con cascos y lo haces de manera que no pones en riesgo tu capacidad de atención ni percepción en lugares apartados de la circulación de tráfico y peatones (es decir, en camino con suficiente visibilidad), hay una alternativa que debes conocer, los cascos inalámbricos de conducción ósea Aeropex.

Aeropex, probamos los cascos de conducción ósea mientras montamos en bici

Se trata de una tecnología poco conocida hasta hoy y casi mágica cuando te la cuentan por primera vez: a la hora de transmitir el sonido hacia nuestro sistema auditivo, no lo hace a través del canal tradicional que es el pabellón (la oreja), de ahí al tímpano (que recoge las vibraciones del aire) y finalmente al oído interno (que acaba transformando esas vibraciones en un impulso nervioso). La conducción ósea por su parte transmite unos impulsos aprovechando la propia conductividad eléctrica de nuestra piel y cráneo, desde donde transmite las vibraciones directamente al oído interno, saltándose el pabellón auditivo y el tímpano. La clara ventaja de este sistema es que al dejar los oídos completamente libres, nuestra capacidad de escuchar toda clase de sonidos provenientes del exterior no queda mermada. Así, con los Aeropex la música que vamos escuchando suena como una especie de hilo musical real, compartiéndose en nuestro cerebro con todos los sonidos tanto del entorno como de la bici o nuestro propio cuerpo. No quedamos aislados (a no ser que llevemos un volumen muy alto), lo que nos permite tener una capacidad de reacción adecuada en todo momento. Además los Aeropex son totalmente inalámbricos, así que eliminamos la posibilidad de enganchones con el cable, algo bastante práctico para ser usados mientras pedaleamos.

Aeropex, probamos los cascos de conducción ósea mientras montamos en bici

La colocación es diferente a la de unos cascos normales, ya que el propio emisor de los impulsos queda por delante de la oreja, hacia nuestro pómulo, no dentro de la oreja. Acostumbrarse es rapidísimo, ya que la propia colocación como tal es la misma de unos cascos de tipo gancho o click. Todo el cuerpo del Aeropex está recubierto de una superficie de goma para que la adherencia a la cara, incluso con sudor, sea buena y no se resbale. Se maneja fácilmente con solo tres botones, dos de ellos unidos bajo la patilla derecha y el tercero en el auricular izquierdo, que en pocas horas somos capaces de manejar de forma intuitiva sin problema.

Aeropex, probamos los cascos de conducción ósea mientras montamos en bici

El lugar que ocupan los auriculares en nuestra cara coincide con el paso de las correas del casco, tanto por delante de las orejas como por detrás, por lo que puede ser que según cómo llevemos de ceñidas y colocadas éstas y también, del tamaño y forma del sistema de retención del propio casco, que la convivencia entre auriculares y casco sea complicada. En cualquier caso, nos ha parecido más cómodo (además de ser la opción más segura en caso de caída) con los auriculares por encima de las correas que por debajo. En cuestión de unos minutos nos olvidamos de que los llevamos puestos, aunque cuando hacemos bajadas por terrenos accidentados, la diadema trasera de los auriculares tiene a moverse de arriba abajo pese a que es bastante ligera (26 g en total).

Nada en los Aeropex está hecho por azar, por ejemplo, los cascos tienen una determinada orientación de 30º pensada para evitar vibraciones intensas sobre la cara, mejorar los graves y aumentar la nitidez del sonido. Son resistentes al agua con impermeabilidad IP67 (un metro de profundidad durante media hora) y cómo funcionan conectados a nuestro Smarthpone sirven también como micrófono para poder contestar las llamadas sin necesidad de sacar el teléfono. Cuando tocamos los botones para cambiar de función una voz (llamada Audrey) nos avisa de qué función o menú estamos encendiendo y accediendo.

Aeropex, probamos los cascos de conducción ósea mientras montamos en bici

¿Cómo se siente el sonido con los Aeropex? Sin entrar en profundidad sobre las especificaciones técnicas, lo primero que llama la atención es que se escucha la música de la misma manera que lo hace con unos cascos normales, con la salvedad de que el resto de sonidos ambientales también los escuchamos. La calidad del sonido es por tanto muy buena y nítida, con la ventaja de que si el auricular se mueve un poco en nuestra cara porque por ejemplo hemos sobrepasado un gran bache con la bici, bajado un escalón, etc, el sonido no se desvirtúa como cuando un casco se sale un poco del oído. Quizás la percepción de los sonidos graves es algo más limitada, con un tono alto predominante (obviamente lo hemos probado con canciones de todo tipo, desde muy cargadas de bajo y a riff de guitarra interminables). No es este un gran inconveniente si vamos a hacer un uso de estos cascos en condiciones “oudoor”, ya sea en bici, corriendo o paseando, que es precisamente para lo que se han diseñado, ya que si queremos un sonido más envolvente o de estudio, seguro que hay otro tipo de auriculares más indicado para nosotros. Su precio es de 169,99€ y son una compra recomendada si tenemos un estilo de vida muy activa y realizamos multitud de deportes y no queremos renunciar a nuestra propia “banda sonora”.

Aeropex, probamos los cascos de conducción ósea mientras montamos en bici

Lo mejor

Cómodos. Manejo intuitivo. Interacción con Smartphone y llamadas.

Lo peor

Puede no encajar bien con algunos cascos. Reproducción sonidos graves. La ley no lo contempla como legal.

Especificaciones técnicas:

  • Frecuencia de respuesta: 20Hz-20KHz
  • Sensibilidad: 105 ± 3dB
  • Microfono: -38dB ± 3dB
  • Versión de Bluetooth: v5.0
  • Perfiles compatibles: A2DP, AVRCP, HSP, HFP
  • Alcance Wireless: 10 m
  • Batería: polímero de litio
  • Autonomía  reproduciendo: 8 hours
  • Autonomía Standby: 10 días
  • Tiempo de carga: 2 horas
  • Peso: 26 g

[ NFO] Distribuye Athena Motor Ibérica, 93 574 48 57. www.athenaiberica.es y aftershokz.com

* Según el Reglamento General de Circulación: (artículo 18, punto 2): Queda prohibido conducir y utilizar cascos o auriculares conectados a aparatos receptores o reproductores de sonido, excepto durante la correspondiente enseñanza y la realización de las pruebas de aptitud en circuito abierto para la obtención del permiso de conducción de motocicletas de dos ruedas cuando así lo exija el Reglamento General de Conductores.

 

Prueba: auriculares Aftershokz Trekz Titanium

Relacionado

Prueba: auriculares Aftershokz Trekz Titanium