Ruedas: De cámara a tubeless en 5 minutos

Si te acabas de comprar una bici de gama media- alta es muy probable que ya esté equipada con neumáticos y llantas Tubeless ready (preparados para hacerlos tubeless). ¡no esperes más! quita las cámaras, añade el líquido y disponte a disfrutar de muchos kilómetros sin pinchar.

Iván Mateos / Fotos: Cesar Cabrera

Mecanica: De cámara a tubeless en 5 minutos
Mecanica: De cámara a tubeless en 5 minutos

HERRAMIENTAS

Un kit Tubeless. En ocasiones, según la marca, viene incluido con las bicicletas nuevas, lo cual es un buen detalle. Necesitas lo siguiente:

herramientas

 

  1. Líquido sellante: Por regla general, un bote para cada rueda.
  2. Llave para válvula: Permite desmontar el obús de las válvulas.
  3. Válvulas Tubeless: Son especiales, con un sello de goma que queda por el interior de la llanta.
  4. Desmontables: A veces facilitan el desmontaje/montaje del neumático.

 

PASO A PASO…

Si tu bici es de gama media-alta y la has comprado recientemente, es probable que esté equipada con neumáticos Tubeless, y quizás no te hayas dado ni cuenta. Echa uno ojo a los flancos, a ver si encuentras las siglas TR, TLR, 2Bliss o similar (cada fabricante los denomina a su manera) que indican que los neumáticos son Tubeless Ready, es decir, que están listos para ser utilizados sin cámara. Habitualmente las marcas de bicis los acompañan de llantas TR también, con fondo especial, aunque por razones de logística y almacenamiento montan las ruedas con cámaras desde fábrica. Si tienes unas ruedas TR no esperes más, conviértelas a Tubeless y aprovecha todas las ventajas de rodar sin cámaras.

De cámara a tubeless  (1)
1. Nada más sencillo que desinflar la cámara.

 

 

De cámara a tubeless  (2)
2. Presiona los flancos del neumático hacia el interior de la llanta para destalonarlos y facilitar el desmontaje.

 

 

De cámara a tubeless  (3)
3. Ahora hay que empujar uno de los flancos hacia el exterior de la llanta. Si a mano no puedes, apalanca con unos desmontables. Después, saca la cámara.

 

 

De cámara a tubeless  (4)
4. El fondo de llanta Tubeless Ready suele ser adhesivo. Comprueba que está en buen estado, que tapa todos los agujeros de los radios y que no presenta arrugas que puedan dejar escapar el aire. El nuestro, como se aprecia, venía mal pegado.

 

 

De cámara a tubeless  (5)
5. Lo solucionamos superponiendo una tira de cinta aislante.

 

 

De cámara a tubeless  (6)
6. Ya podemos roscar la válvula Tubeless, asegurándote de que queda bien apoyada en la garganta central de la llanta, y de colocar junta de goma y tuerca por el exterior.

 

 

De cámara a tubeless  (7)
7. Encaja el neumático. Para que resulte más sencillo, ve llevando los flancos al centro de la llanta, donde el neumático tiene más espacio para moverse.  

 

 

De cámara a tubeless  (8)
8. ¡TRUCO! Ahora haz justo lo contrario: una vez metido todo el neumático estira los flancos hacia los bordes de la llanta, como pellizcar unos mofletes. De esta forma los ayudamos a talonar en el inflado.

 

 

De cámara a tubeless  (9)
9. Ahora mete presión. Lo haremos así primero, sin haber añadido el líquido, para talonar previamente el neumático. Así, cuando después introduzcamos el líquido no habrá fugas. Si el paso anterior ha funcionado bien, 4-5 bombeos serán suficientes para lograr el talonado. Infla a una presión normal, unos 20-25 psi y comprueba que todo el neumático está bien talonado.

 

 

De cámara a tubeless  (10)
10. Con la llave específica, desmonta el obús de la válvula y deja escapar todo el aire.

 

 

De cámara a tubeless  (11)
11. Añade por la válvula el líquido sellante, en la proporción recomendada por el fabricante para el tamaño del neumático.

 

 

De cámara a tubeless  (12)
12. Ya sólo resta volver a montar el obús de la válvula (no lo aprietes demasiado), hinchar el neumático y salir a rodar para que el líquido se reparta por el interior y selle las pequeñas fugas de montaje que pueda haber.

 

Archivado en:

Lo más leído

Lo más leído