Con la nueva Spark en la Sunset MTB Race

¿Es la nueva Scott Spark la bici para todo tipo de recorridos de XC? Nos hemos apuntado a la Sunset MTB Race para comprobarlo de primera mano

Texto: Héctor Ruiz. Fotos: Canofotosports

circuito scott 7 estrellas 202
circuito scott 7 estrellas 202

Justo en un fin de semana en el que el calor prometía hacer sufrir a todo aquél quien se atreviera a dar pedales, se ha celebrado la Sunset MTB Race, una carrera/marcha del Circuito 7 Estrellas en la que gran parte de su atractivo es su carácter semi-nocturno, con comienzo a última hora de la tarde con vistas a acabar o bien con los últimos rayos de sol si las piernas acompañan, o ya de noche. ¿Es verdad que tenéis una Scott Spark de las nuevas en la redacción?, ¿tenéis planes para el fin de semana?, Pues ya tenéis uno”. Así sucedió todo una semana antes en la redacción de BIKE, tras la propuesta para participar que nos hizo la organización.

Sunset MTB Race

Las previsiones de calor se cumplieron a rajatabla. Poco antes de 1 hora de la salida eran unos 38º los que nos animaban a no salir del coche. De hecho al poco de salir del coche y mientras nos preparamos para ir a recoger el dorsal, nuestra Scott Spark de pruebas sufre el primer percance: ¡PUM! Incomprensiblemente el neumático trasero estalló, o mejor dicho destalonó, sonando como un disparo… ¿habrá sido cosa del calor? Son neumáticos de prueba recién salidos del horno (casi literalmente), y parece tener algún fallo en el aro de kévlar, que se aprecia algo deformado, a veces estas cosas pasan en la vida del probador. Intentamos talonar con las bombonas de Co2… nada. Reparamos con una cámara y segunda explosión. Parece que estamos en un campo de tiro más que en una carrera de bicis. Corriendo vamos hasta el camión de Scott para pedir el favor de que nos presten una rueda, aprovechando que están ahí con su Demo y una flota de Scott Spark impresionante. Y tal y como si un Pit Stop de Copa del Mundo se tratara, en cuestión de pocos minutos tenemos el problema solucionado hasta el final de carrera. Nuestra salida está programada a las 19:46 h y a las 19:40 aún me estoy poniendo las zapatillas y buscando el casco tirado entre los asientos del coche.

Sunset MTB Race

Llegamos al arco de salida 1 minuto antes, sin tiempo ni de saludar a las caras conocidas  de la organización. Arrancamos y aunque lo duro está por llegar, se trata “solo” de dar pedales. Los problemas, por los pelos, ya los hemos solucionado. Bueno casi, porque con la urgencia me he dejado la bomba y las mechas en el coche y hemos gastado la cámara de repuesto y las bombonas de Co2. Es decir, que mi compañero Sergio y yo vamos “a pelo”, sin margen para el error.  La salida, como en todas las salidas, todos corremos mucho aunque no nos juguemos nada. Veo a mi compañero alejarse, yo me he quedado rezagado en un pequeño tapón y ahora tengo que apretar si quiero ir dándole conversación. ¿Cómo va la bici? Corre de lo lindo, la verdad que voy acelerando y la respuesta de la bici es perfecta, prácticamente siempre con el modo Traction activado en el mando Twin Loc durante toda la primera subida, y aquí no parece que sea una bici casi de Trail 120 mm de recorrido. De hecho, aquí solo trabanjan 80 de esos milímetros. Rueda rápido y las pistas de subida parece que no son ningún problema para ella para mantener el ritmo, más bien parece que el ritmo podría ser más rapido aún. Alcanzo a Sergio, con el pulso en la línea roja ¿cómo es posible si tampoco “me he matado” tanto? Miro el GPS, marca 40 con algo de temperatura, quizás exagerado, pero la realidad tampoco dista mucho. Y con un ligero viento caluroso, de ese que te seca la boca en segundos. Menos mal que la bici tiene dos portabidones (todas las tallas excepto la S) y puedo ir refrigerando el motor con más frecuencia de lo habitual, y sin llevar mochila, que con un calor tan agobiante de verdad que se agradece.

Sunset MTB Race

Las primeras bajadas por pistas en mal estado con bastante reguero, tal y como era de esperar, ni siquiera inmutan a la bici. Geometría larga (más aun con la talla L, quizás un pelín larga para mí), potencia muy corta (60 mm)… un juego de niños, si me apuras hasta demasiado fácil bajar por ahí con esta bici, sin duda, preparada para recorridos mucho más técnicos. Hay que ir muy muy rapido para ponerla en apuros.

Llegamos a la subida de Río Chico, un clásico en las carreras del Ciruito 7 Estrellas y de rutas que rodean la zona de la Presa del Gasco, de esas subidas que da igual que estés en tu mejor estado de forma o no, que haga calor sofocante o frío. Siempre te machaca y se regocija en ello: cuando parece que hay un descansillo y puedes respirar un poco, la siguiente rampa es aún peor. Pero con la alegría de ir adelantando a gente y que de vez en cuando alguien se fijaba en la Spark (muy llamativa, especialmente con la horquilla Fox 34 de test que también le hemos instalado para poner a prueba), el ascenso se hace algo más llevadero. En algunos tramos con buen firme, sin piedras ni regueros del agua, bloqueo suspensiones, sobre todo para poder echar más peso aún en la rueda delantera para compensar la potencia tan corta. En la parte trasera en realidad no hace falta bloquear, tras una semana probando presiones y ajustes de rebote, el comportamiento al que he llegado es muy equilibrado y prácticamente no se mueve nada al pedalear. 

Sunset MTB Race

Tras enlazar varias zonas rápidas se llega a otra subida más, supuestamente la tercera “gorda”, aunque en un terreno tan rompieras y cambiante como este, la cuenta a estas alturas ya casi se ha perdido. Sobre todo porque el inicio de la subida es por un sendero estrecho, con un surco del agua que obliga a ir muy concentrado y dificulta un poco avanzar manteniendo la trazada… aquí la Spark ha sacado pecho, compensando la carencia de soltura de piernas con un buena tracción muy buena. Las suspensiones aquí han ido abiertas del todo evitando patinar, y lo han conseguido sin rechistar. El sendero enlaza con otra zona más abierta y fácil, pero con mucha pendiente, de esas de ir dando “cabezazos” hasta la cima. Pero justo antes de coronar…“pssssh, psssss…”. El neumático trasero (sí, el prestado junto al resto de la rueda) hace un asomo de querer arruinar la ruta. Un inesperado pinchazo con pérdidas de líquido sellante. Y yo sin mechas, sin Co2, sin cámaras, sin bomba… ¡Que no cunda el pánico! si te pasa algo parecido, lo mejor es dejar que el líquido haga su trabajo (siempre y cuando el agujero no sea demasiado gordo). Dejar que tapone, que seque, que vuelva a taponar, que siga secando… así durante un rato. ¡Y cruzar los dedos! 4 o 5 minutos allí parado, con el anochecer acercándose y aún unos 20 km por delante. ¿Y mi compi? Miro el móvil, llamada suya perdida: “oye, que he roto la puntera del cambio, me he vuelto al cruce cn la ruta corta y me voy a meta andando”. ¡Seguimos en racha!

Últimos rayos de luz tras cruzar el desvío entre ruta corta y larga
Últimos rayos de luz tras cruzar el desvío entre ruta corta y larga

Ya han pasado las 21:30 h y la temperatura sigue siendo alta, pero más llevadera. Hay vientecillo, que refresca lo justo en la misma medida que molesta cuando da de cara, no se puede tener todo. A estas alturas la luz delantera ya es casi obligada, aún se ve sin ella, pero no “vamos sobrados”. Tras el segundo avituallamiento un sendero muy rápido en bajada fácil enlaza directamente con las siguientes subidas, también con sus dificultades. Y con mis errores controlando el manillar en las zonas más empinadas, pero la bici, perdona mucho y sigue traccionando muy bien. La velocidad media es relativamente alta pero aún vamos por el km 40 y pocos… bueno, ya queda menos, y anima aún más ver que el desnivel ya se acerca a los 1.000 m (de unos 1.100 totales). Ahora  sí, un rato después y tras alternar bajada-subida-bajada-más subida, ya pasamos de los 1.100 m y se atisba un pequeño falso llano en el que se rueda a unos 40 por hora y que da comienzo a la "traca" final hasta el aeródromo.

Despues de esta foto fui consciente de que había llegado la hora de colocar las luces y encenderlas
Despues de esta foto fui consciente de que había llegado la hora de colocar las luces y encenderlas

De noche, ahora sí, con la luz descubriendo el camino, ancho pero con algún quiebro que no se anticipa muy bien, con la velocidad que alcanzamos (máximas de casi 55 según mi GPS, recordemos, de noche...) saber que llevas debajo de ti 120 mm de recorrido y una bici con mucho margen en altas velocidades, da muchísima seguridad. Último giro para la Spark que contra todo pronóstico, se ha sobrepuesto a mi mala suerte desde primera hora y encara las luces de colores que indican el camino a meta (se ha montado un “buen sarao” para recibirnos junto al camión de Scott). Mi compi Sergio llega unos minutos después, sano y salvo, por si alguien se pregunta qué había pasado con él (es un gran duatleta).

Natalia Fisher, Campeona de Europa de XCM, entrando en meta
Natalia Fisher, Campeona de Europa de XCM, entrando en meta

Conclusión sobre la Spark: aunque este modelo ha crecido en capacidades y puede llegar a asustar a algunos bikers del XC y el maratón, sobre todo por sus 120 mm de suspensiones, el rendimiento es equivalente al de su predecesora. Encontrando la posición perfecta (quizás una potencia algo más larga e inclinada) es una bici rápida digna de la fama y las virtudes que la han hecho famosa, y muy divertida y segura cuando las cosas se ponen más desafiantes.

Archivado en:

Vuelve el Circuito Scott 7 Estrellas

Relacionado

Vuelve el Circuito Scott 7 Estrellas

Scott 7 Estrellas 2021. Todo lo que queda por delante

Relacionado

Scott 7 Estrellas 2021: todo lo que queda

Spark 2022, precios y montajes

Relacionado

Scott Spark 2022: todos los precios y montajes

Didac Sabaté. La nueva Scott Spark es un punto de inflexión en la industria

Relacionado

Didac Sabaté: "La nueva Scott Spark es un punto de inflexión en la industria"

Los mejores vídeos

Lo más leído

Lo más leído