¡En bici abriga tu cuerpo! por partes…

Frío, mucho frío. Viento, lluvia, barro… El uso estacional de la bici es más que evidente en nuestro país. Pero con la ropa adecuada y unas cuantas consideraciones previas puedes descubrir un mundo nuevo dando pedales. Bienvenido al invierno de tu vida.

Jorge López

¡En bici abriga tu cuerpo! por partes…
¡En bici abriga tu cuerpo! por partes…

Seamos sinceros, salir a pedalear con este frío da pereza, mucha pereza. Incluso los ciclistas avezados tienden a hacer rodillo en su salón durante los meses invernales. Y si el día se plantea lluvioso apaga y vámonos. No obstante para nosotros es uno de los mejores momentos del año para disfrutar de las dos ruedas. Los senderos suelen estar menos concurridos y los paisajes que se dibujan con el termómetro frígido desprenden una magnética belleza. Además la lluvia y el barro hacen de una salida algo épico, un café o un caldo caliente son la recompensa de los valientes. La ducha de después y la sensación de haber ganado; el premio del que ha vencido a la pereza. 

HAZ CLIC EN CADA UNA DE LAS PARTES PARA DESCUBRIR MÁS:

CABEZA
TRONCO
PIERNAS
MANOS
PIES

Lo más leído

Lo más leído