¿Comprar frenos? Las cosas que hay que saber

Estas son las variables que hay en los distintos tipos de frenos y cómo pueden determinar su comportamiento
Iván Mateos -
¿Comprar frenos? Las cosas que hay que saber
¿Comprar frenos? Las cosas que hay que saber

En las manetas encontramos las grandes diferencias entre unos frenos y otros, empezando por la ubicación de la bomba de freno o pistón de empuje.

Si está colocado en paralelo al manillar se llama “axial” mientras que si está colocado en perpendicular al manillar se llama “radial”. En el mundo de las motos las manetas radiales han demostrado claramente sus ventajas, ya que con menor recorrido de la palanca generan la misma presión sobre el pistón, a la vez que generan menos fuerzas parásitas que acaban en flexiones: la fuerza que aplicamos en la maneta es en la misma dirección que la aplicada en el pistón. En las axiales no ocurre así, por lo que estas manetas tienden a flexar ligeramente más, creando un tacto menos nítido y directo.

La colocación del depósito de expansión también es importante y determina si la maneta es reversible (podemos ponerla en cualquier lado del manillar indistintamente) o no.

La fijación también es importante. La mayoría de los frenos cuentan con abrazaderas de doble tornillo o bisagra, con un pestillo de seguridad para evitar aperturas completas involuntarias.

Esto nos facilita la colocación del freno o su extracción sin desmontar el resto de elementos del manillar. Con algunas marcas podemos unificar manetas de freno y cambio en una sola abrazadera (Shimano, SRAM, Formula...).

Todas cuentan con regulación de alcance que es la distancia máxima al manillar a la que queda situada la palanca en reposo. Sirve para ajustarla a la longitud de nuestros dedos.

Publicidad

Se puede regular o bien con un pequeño tornillo de llave Allen o bien de forma manual en algunas marcas y modelos.

La regulación de recorrido de la palanca afecta a un punto muerto que hay que salvar previamente a comenzar a ejercer presión sobre la bomba de freno, de manera que no afecta a la posición de las pastillas como se cree.

Lo que regulamos es el tramo total de ese punto muerto: si lo alargamos el recorrido de la palanca será mayor (freno menos destensado) y si lo acortamos será menor (más tensado). Cada fabricante tiene su sistema propio bajo diferentes nombres.

Un detalle importante con el que deben contar los latiguillos es que el que va a la pinza sea ajustable para poder orientarlo debidamente en función a las formas el cuadro donde lo montemos.

El tamaño de los discos es importante, y a mayor diámetro mayor capacidad de detención presentará el freno y menor calentamiento. Antes de elegir el diámetro hay que asegurarse comprobando los manuales de los fabricantes, ya que hay horquillas y cuadros que no soportan más de 180 mm de diámetro.

Publicidad

Encontramos dos tipos de disco, los que son de una pieza de acero, y los que son de dos, con una pista de frenado de acero fijada a una araña de aluminio, incorrectamente llamados “flotantes”. Este término es erróneo, ya que la unión de ambas piezas es fija y no libre como en los discos flotantes de motos.

Este tipo de frenos de dos piezas son los mejores, ya que ofrecen más rigidez, que a su vez mejora el tacto, respuesta de frenada y, sobre todo, elimina ruidos por vibraciones. Los discos de una pieza de acero, particularmente los más aligerados, son flexibles lateralmente, se llegan a deformar con los cambios de temperatura y es habitual que generen molestas vibraciones y ruidos estridentes.

Como ves en la imagen, cada fabricante tiene su propio adaptador para cada distinto diámetro de disco.

Habitualmente no son compatibles unos con otros, ya que cada cual está diseñado para salvar las sinuosas formas de las pinzas donde deben ir montados.

Todas las pinzas son diferentes, encontrando dos procesos diferenciados de construcción: las de una pieza, construídas a partir de un único bloque de aluminio, o las de dos piezas, unidas mediante tornillos.

Publicidad

La física dice que las primeras son más rígidas, pero nuestra experiencia nos dice que no siempre es así, ya que depende de los materiales utilizados y del diseño externo. Cuando una pinza no es lo suficientemente rígida, la presión ejercida dentro de los pistones llega a “abrirla” lo que resta eficacia a la frenada y empeora el tacto, haciéndolo más esponjoso.

Más sobre frenos de disco

Publicidad
También te puede interesar

Para aprovechar al máximo el potencial de tus frenos de disco hay ciertas precauciones y recomendaciones que es bueno conocer...

Mantenimientos, reparaciones, trucos, consejos… encuentra todo lo que necesites saber acerca de los frenos de disco de tu bicicleta en este recopilatorio de tutoriales.

Tus frenos no te ofrecen ninguna seguridad bajando, empiezan a chirriar y dejan de frenarhas probado a revisar la tornillería y nada de nada. ¿Qué te queda por hacer?

Te recomendamos

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

Si hay un fabricante de sillines que ha marcado el camino de la evolución, el diseño ...

El nuevo tubular de BUFF® se fabrica a partir de microfibras que se obtienen de botel...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...

¿Sabías que este gran aliado de Nino Schurter en los circuitos se encuentra en muchas...

Control, durabilidad y eficiencia se combinan en la gama de MTB con la que la firma g...