Asymmetric Integration: Cómo Cannondale anticipó el Boost

El AI de Cannondale en parte es una tecnología precursora y a la vez va un poco más allá del estándar Boost
Iván Mateos -
Asymmetric Integration: Cómo Cannondale anticipó el Boost
¿Qué es el Asymmetric Integration de Cannondale?

La tecnología Asymmetric Integration de Cannondale apareció por primera vez en el cuadro de la F-Si, la rígida de Rally XC que Cannondale presentaba en 2015, siendo una tecnología precursora de lo que ahora se ha convertido en estándard actual: el Boost. En Ai en esta primera versión es aplicado sobre una rueda trasera con eje de 135 mm. A través de un cuadro de trasera especial, el buje al completo, junto con el casete, cambio trasero y plato se desplaza hacia el exterior 6 mm, mientras que la llanta permanece en el centro simétrico de la bicicleta. De esta manera, el Ai consigue un radiado más equilibrado, logrando una mayor rigidez y eficiencia. 

Tras el Asymmetric Integration llegó un nuevo estándar con nuevas medidas, utilizado en la actualidad por la totalidad de marcas, el Boost, presente en ambas ruedas. El Boost persigue varios efectos en la rueda trasera: lograr unas vainas más cortas, ganar espacio para neumáticos más gruesos y a la vez mejorar la rigidez. Para ello el buje trasero crece por sus dos extremos hasta los 148 mm de anchura. El casete queda más fuera, y el plato se mueve en consecuencia para mantener una línea de cadena adecuada al funcionamiento de la transmisión.  

El Asymmetric Integration actual que vemos en las nuevas Cannondale se suma al sistema Boost, pero en lugar de mover toda la transmisión hacia el exterior esos 6 mm originales del Ai, sólo desplaza 3 mm el buje trasero y casete, pues los platos Boost ya tienen su propio desplazamiento.

Publicidad

Nuevamente, la llanta es recolocada en el centro simétrico de la bicicleta buscando un triángulo casi perfecto entre los radios, con unas longitudes y reparto de tensiones equilibrado, para una rueda más compacta y sólida.

Tanto transmisión como buje trasero no están alineados con el eje vertical, y por lo tanto la llanta trasera debe ser devuelta al centro mediante un centrado específico. Como decimos este sistema tiene grandes ventajas en cuanto a solidez estructural, espacio de paso de rueda y capacidad para lograr unas vainas más cortas, pero conlleva el handicap de la compatibilidad de ruedas. En realidad, todas las ruedas son compatibles, sólo hay que aparaguar o modificar el centrado de la rueda trasera para mover la llanta 3 milímetros hacia el lado del casete. Esto lo puedes hacer tú mismo con un centrador o lo pueden hacer en un taller especializado.

Esta es una solución para buscar la compatibilidad, aunque la opción ideal sería sustituir los radios por otros de la longitud adecuada de acuerdo a la nueva posición de la llanta.

Publicidad
Te recomendamos

La Strike eRIDE es la última incorporación al catálogo de Scott, una bici que retoma ...

Si nos referimos a cuerpo humano y su biomecánica, el Core se sitúa en la zona media ...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

BH fue absoluta pionera en la llegada de las bicis eléctricas, y eso le sigue dando v...

La alianza entre un cuadro compacto y unas ruedas de 29” da como resultado una Trail ...

Repasamos con la gama de Scott eRIDE las dudas más frecuentes acerca de las bicis elé...