Entrenar con potencia para MTB ¿Merece la pena?

Pareciera que si te preocupa tu rendimiento la corriente te llevara a utilizar potenciómetro. ¿Es necesariamente así? Respondemos a la consulta de uno de nuestros lectores.
Yago Alcalde. www.ciclismoyrendimiento.com -
Entrenar con potencia para MTB ¿Merece la pena?
Entrenar con potencia para MTB ¿Merece la pena?

Una consulta de nuestro lector Miguel Valenzuela nos da pie a este artículo. Esta era la consulta: “Veo que en carretera mucha gente lleva medidores de potencia para entrenar. Yo estoy empezando a competir en MTB y me pregunto si para esta disciplina también es interesante entrenar por potencia. ¿Qué ventajas me puede aportar?”

Las ventajas principales que te puede aportar un medidor de potencia es que te va a permitir conocer mejor tu nivel de condición física sobre la bici, ya que vas a tener una medición directa de la potencia que eres capaz de producir mientras pedaleas. Como es lógico, cuanta más potencia seas capaz de producir más rápido irás sobre tu bici. Por aclarar conceptos, la potencia es el resultado de multiplicar la fuerza que aplicas sobre el pedal por la velocidad a la que pedaleas, es decir, por la cadencia. Se puede conseguir la misma potencia pedaleando muy rápido haciendo poca fuerza en cada pedalada o por el contrario pedaleando más despacio pero aplicando más fuerza en cada giro. El concepto básico es que cuando nos ponemos en forma somos capaces de producir más potencia al pedalear. La velocidad media también puede ser un indicador de rendimiento, lo malo que tiene es que la pendiente, el estado del terreno, el viento o el peso del ciclista tienen una gran influencia sobre la velocidad a la que circulamos, y por lo tanto, puede no reflejar perfectamente nuestro estado de forma real.

Una pregunta típica es: qué es mejor, ¿entrenar por pulsaciones o por potencia? Y la respuesta es que no hay una mejor que otra, ya que miden cosas diferentes. Las pulsaciones solo nos indican la velocidad a la que está latiendo el corazón, es decir, es un buen medidor de carga interna. Pero no nos informa sobre nuestro rendimiento, es decir, sobre nuestra capacidad para pedalear con fuerza. La potencia, en cambio, es un medidor de carga externa, es decir, nos informa sobre nuestra capacidad de trabajo. La realidad es que son dos herramientas que se complementan a la perfección, ya que están muy relacionadas. Con el entrenamiento a lo mejor no soy capaz de producir más potencia y sin embargo sí puedo ser capaz de mantener la misma potencia pero con menos pulsaciones, y por lo tanto, me voy a cansar menos a largo plazo.

Lo único “malo” de la potencia es que requiere ciertos conocimientos y herramientas para optimizar su uso. Como es lógico, lo primero es disponer de un dispositivo que recoja los datos de potencia durante el entrenamiento. A continuación, hay que descargar los datos en alguna aplicación que nos permita analizar los datos obtenidos. Llegados a este punto, podríamos buscar artículos o libros sobre entrenamiento por potencia o buscar un entrenador que nos ayude a interpretar los datos para luego poder diseñar entrenamientos que nos permitan mejorar nuestro rendimiento. Si te gustan los números, con un medidor de potencia te lo vas a pasar muy bien.

Texto: Yago Alcalde. www.ciclismoyrendimiento.com

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Si hay un componente crítico en una bicicleta de triatlón cuando se persigue la obten...

Spiuk quería llevar un paso más allá su casco de competición, buscaba arañar unos seg...

Revisamos toda la batería de soluciones tecnológicas del casco bandera de ABUS para m...

Las rígidas más puristas del XC de competición también son capaces de evolucionar un ...

El nuevo Deore XT de 12 velocidades es un grupo global, diseñado para ser un todoterr...

Así es la Conway RLC 9, la bici de carreras de la recién llegada marca alemana y que ...