Descubriendo a Enara Herrán en #mujeresqueinspiran

Entrevistamos a Enara Herrán, doctora en farmacia y multideportista, especialista en enfermedades neurodegenerativas. No te pierdas los 5 consejos de experta para prevenir el envejecimiento neuronal y las enfermedades neurodegenerativas

Descubriendo a Enara Herrán en #mujeresqueinspiran
Descubriendo a Enara Herrán en #mujeresqueinspiran

Enara Herrán, Vitoria, 36 años, doctora en farmacia y multideportista, es una de nuestras mujeres que inspiran, no sólo como deportista, compitió a nivel internacional en natación, ciclista, finisher de la Titán Desert y la Pilgrim Race y triatleta en el X-Terra de Hawai, también es doctora en farmacia y trabaja en la investigación de enfermedades neurodegenerativas como la E. de Alzheimer y E. de Parkinson.

Ahora trabaja en Biokeralty Research Institute,  en la unidad de I+D de Keralty, trabajando en la línea de enfermedades crónicas y enfermedades neurodegenerativas como coordinadora de proyectos, intentando mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Enara Herrán natación
Enara Herrán, empezó compitiendo en natación

¿Cuándo empezaste a hacer ejercicio?

En mi casa mi padre es muy deportista, ciclista, maratoniano, siempre haciendo ejercicio y yo empecé a competir en natación desde pequeña, y llegué a ser integrante de la selección española, medallista en Campeonatos de España en braza  50 y 100 m e internacional durante varios años.

Mis padres siempre me han ayudado para competir, mi padre era el deportista de la familia, ciclista, maratoniano, y siempre me ha ido ayudando y animando.

¿Y cómo fue empezar con la bicicleta?

Con 26 años me planteé dejar la competición en natación, no podía compaginarlo con el trabajo y la tesis y arrastraba una lesión de espalda muy dolorosa. Como siempre he hecho deporte, empecé a probar un poco de todo en el gimnasio, y también a correr, hice La Carrera de la Mujer en Vitoria, y un par de medias maratones cada año, en plan deporte y turismo.

Al venir de la natación, el cuerpo no estaba adaptado para correr y tenía problemas de rodillas, y como mi padre siempre había montado en bici empecé a salir con la bici de montaña. Luego me compré una bici de carretera de 500€, y el primer día hicimos de Valdelatas a Morcuera, una burrada, me tuvieron que empujar al final, pero me dije que si había podido hacer eso, ya podía con todo y poco a poco he ido haciendo muchas pruebas cicloturistas en bici.

En 2016 hice la Titán Desert con mi pareja que ya la había hecho, es una prueba muy dura, más mental que física, pero me lo pasé muy bien, y me propuse disfrutar para ir a terminar. Dije que no volvería, pero este año ya estamos apuntados y vamos a ir otra vez para que mi pareja consiga ser Titán Legend.

Enara y Abel Titán Desert
Enara y Abel  en la Titán Desert

También he ido haciendo triatlones sprint, olímpico y medio, y triatlón cross donde he sido campeona de Euskadi. Me clasifiqué para el campeonato del mundo para el XTerra en Hawai, una experiencia muy bonita, me gusta mucho.

Siempre digo que hago un poco de todo, pero que yo ya competí cuando nadaba, ahora me lo paso bien y si sale bien genial, y si no, pues también.

Enara Herran XTERRA
Enara Herrán, finisher del  X-TERRA en Hawai

De todas las pruebas que has hecho, con cuál te quedas para mejor y para peor.

De las más bonitas, el campeonato del mundo de XTERRA de Hawai, no me esperaba clasificarme y allí estaba, emocionada. La energía que hay allí es increíble, la naturaleza, nadar en esas aguas viendo debajo a las tortugas debajo, la dureza de la prueba de MTB durísima, los paisajes corriendo, es una prueba especial, muy dura pero muy bonita.

La Titán Desert es una prueba que te marca, es una de las experiencias más duras. Una aventura súper bonita, pero te pone al límite mentalmente más físicamente, da igual como vayas preparado. Para mi ha sido de los mejores momentos y de los peores, esas llanuras de arena y desierto tan largas, donde pensé en abandonar en algún momento, pero tiré y llegué, eso sí, no la haría sola, mejor acompañada porque el desierto te pone a prueba.

Enara Herrán, finisher de la Titan Desert
Enara Herrán, finisher de la Titan Desert junto a su pareja

¿Cómo recuerdas tu época de competición en natación?

Es como otra época de mi vida. De mi época de competición en natación tengo  muy buenos recuerdos con todo lo que conseguí, los récords de Euskaki, ser medallista en campeonatos de España, salir a competir con la selección española a nivel internacional, las medallas, y aunque es un deporte solitario, tiene también mucho de equipo. También recuerdo los malos momentos, muchas horas entrenando en la piscina, cuando llevabas un año  preparándote para conseguir un objetivo y te quedabas a una centésima. Es algo muy duro, tienes que aprender a gestionarlo desde muy joven.

Enara Herran PIlgrim Race
Enara Herran en la Pilgrim Race con el equipo Freno al Ictus

¿Y cómo fue dejarlo?

Me costó dejar el deporte de elite, y cuando lo dejas te quedas con un vacío. Nadie te prepara, aunque fui afortunada porque desde el año 2000 tenía una psicóloga deportiva, con ella lo fui trabajando. Pero cuesta tomar la decisión de dejar algo que ha formado parte de tu vida y lo que has dedicado tanto esfuerzo y años. Tuve una lesión por hernia lumbar que me limitaba, podía competir pero el dolor ya no me compensaba. Cuando lo dejas, hay que normalizarlo porque pasas tu vida entrenando, y luego tienes que rellenar.

Afortunadamente, siempre tuve claro que iba a estudiar y formarme y cuando lo dejé ya tenía una profesión y podía dedicarme a mi carrera. Realmente, tenía claro que no iba a poder vivir de la natación, así que fui compaginando mis estudios con la natación e iba sacando año a año la carrera de farmacia y también me decidí por seguir con el doctorado. La natación a nivel competición me ha dado una capacidad de sacrificio y de organización muy buena para mi vida. Es un deporte individual pero hay mucho compañerismo y estoy muy agradecida, pero es un deporte que requiere mucho tiempo.

La natación no es un deporte que te dé para vivir, tuve la oportunidad de ir a un centro de alto rendimiento y lo rechacé porque preferí quedarme en casa en Vitoria entrenando y estudiando.

¿Cómo fue la decisión de investigar en enfermedades neurológicas?

Siempre me ha llamado la atención el estudio del cerebro, mi abuelo tuvo Parkinson y mi abuela Alzheimer, quizás por eso centré mi tesis en el estudio de enfermedades neurodegenerativas.

Hace dos años a mi padre le diagnosticaron la Enfermedad de Parkinson y dentro de que es una patología neurodegenerativa, está bastante bien. Sigue haciendo mucho ejercicio físico y ciclismo y en un entono controlado con ejercicio y buena alimentación. Gracias al ciclismo vemos que tiene menos problemas motores, que sobre todo se notan en una menor rigidez muscular, y se siente más cómodo en la bici que andando.

Enara y su padre
Enara y su padre

Como experta en neurología, ¿Cómo crees que puede ayudar el ejercicio a retrasar el envejecimiento neuronal y prevenir las enfermedades neurodegenerativas?

Hay muchos estudios sobre el tema, cada vez más y está demostrado que el ejercicio aeróbico suave es importante para mejorar enfermedades como el Parkinson. En la Enfermedad de Parkinson, hay un déficit de un neurotransmisor llamado Dopamina (debido a la pérdida de las neuronas que lo producen), y el ejercicio físico ayuda a que nuestras neuronas utilicen de una forma más eficiente este neurotransmisor tan importante. El ejercicio también ayuda a mantener el tono muscular, mejorar el equilibrio y evitar la rigidez, y además se liberan  endorfinas que te ayudan a sentirte bien.

¿Es mejor hacer ejercicio aeróbico que anaeróbico en enfermedades neurodegenerativas?

Todo el ejercicio es recomendable, siempre que se haga con moderación y de forma controlada. En la Enfermedad de Parkinson concretamente, se recomienda hacer más ejercicio aeróbico suave (a intensidades bajas), de forma que se evite en la medida de lo posible la fatiga muscular. Una de las consecuencias del déficit de la dopamina, es una mayor rigidez muscular, de ahí que se recomiende evitar las intensidades altas  que son las causantes de una mayor fatiga en la musculatura. No obstante, dependiendo del grado de avance de la enfermedad y de la edad de la persona, se pueden incluir ejercicios más anaeróbicos o trabajo de fuerza con pesas. Creo que lo importante es cómo te sientes, y qué te muevas y te sientas bien al hacer ejercicio

La bici eléctrica es una buena opción para personas como mi padre que han montado en bici toda la vida y ahora tienen que seguir haciendo bici suave sin darse una paliza, así puede ir en grupeta sin perder ritmo o subir puertos que ahora no están a su alcance.

Enara Herran 1
 

Enara, como experta y como deportista, ¿nos podrías dar 5 consejos para prevenir envejecimiento y enfermedad neurodegenerativa?

1/ Realizar actividad física cada día. Esta ampliamente comprobado los beneficios de hacer ejercicio para alargar la vida y llegar a tener buena calidad de vida en la vejez. Pero sin pasarse, no tienes que ser campeón del mundo, basta con andar, nadar, correr suave…, no hace falta que hagas un maratón. Creo que la combinación perfecta es el ejercicio físico aeróbico y el trabajo de fuerza, este último más importante aún en mujeres, una vez que llega la etapa de la menopausia.

2/ Alimentación saludable, pero tampoco sin volverse loco con dietas, comer de todo en cantidad normal y un tipo de dieta mediterránea sin excesos.

3/ Dormir, que es el gran olvidado en esta época a la hora de cuidarnos. Cuando dormimos nuestro cuerpo y mente se regenera. Por ejemplo, es cuando se libera la hormona del crecimiento, cuando las neuronas se reparan y se guardan los recuerdos del día en la memoria. Creo que el descanso es el factor que más olvidamos y yo me incluyo. Dormir es uno de los mejores remedios antiedad.

Enara Herran farmaceutica investigación
Enara Herran, doctora en farmacia e investigadora especializada en enfermedades neurodegenerativas

4/ Cuidar el tiempo que pasamos delante de las pantallas. Hay estudios en los que se ha comprobado que la luz azul que emiten las pantallas del ordenador, móvil, televisión, etc., genera estrés y envejecimiento celular adicional. Deberíamos protegernos al trabajar delante de pantallas, especialmente por la noche. Estar mirando la pantalla de móvil antes de dormir no ayuda para nada al cerebro y altera el ciclo del sueño. Deberíamos dejar las pantallas unas horas antes de dormir, aunque nos resulte complicado, ¡a mi también me cuesta!

5/ Cuidar la forma de relacionarnos con los demás y ponernos límites con las redes sociales. Las redes sociales no son malas, nos permiten trabajar y comunicarnos, lo hemos visto ahora con la crisis por COVID y los confinamientos,  pero si no las usamos bien podemos tener un problema. Somos seres que necesitamos el contacto físico real, y no lo podemos sustituir por una pantalla o por unas relaciones con redes sociales.

Hay que saber que las redes sociales son lo que son y no transmiten al 100% a la persona real que hay detrás. Hay que aprender a usarlas y cuidarlo, especialmente en los más jóvenes.

 

Enara Herran ciclismo con su padre
Enara Herrán practicando ciclismo con su padre

 

Lo más leído

Lo más leído