La lacra de los robos de bicis

Las noticias sobre robos de bicis son cada día más frecuentes, creciendo durante los últimos años de forma exponencial. El robo aprovechando un descuido o entrando por la fuerza en el trastero, engaños para captar nuestro dinero a cambio de una promesa que nunca llega... o la venta de bicicletas robadas, problemas de los que todos podemos ser víctima y ante los que no debemos mostrarnos indiferentes.
Héctor Ruiz -
La lacra de los robos de bicis
La lacra de los robos de bicis

A unos les han forzado el coche o les han roto los cristales, sustrayéndoles las bicis mientras comían tras la ruta. A otros les han entrado en el trastero en mitad de la noche, sin hacer ningún ruido. Tiendas que guardan en naves o trastiendas parte de las bicicletas que venderán durante todo el año tampoco escapan del punto de mira de los ladrones. Ni siquiera los fabricantes y distribuidores de bicis están a salvo, sufriendo las consecuencias de estrategias de robo que perfectamente podrían haber sido dirigidas por Coppola.

¿Porqué son las bicicletas el blanco perfecto de los amigos de lo ajeno? El Mountain Bike está en auge, con una afición cada vez mayor y por tanto con un mayor número de bicicletas en nuestros caminos. Y aunque popularmente tienda a infravalorarse el valor económico medio de nuestras bicis, según nuestra encuesta online realizada en la última edición del concurso “La bici del Año” (Junio de 2011), casi un 35% de los participantes poseían bicicletas de montaña cuyo valor era superior a 2.000€ y un 32% de entre 1.001 y 2.000€, intervalos en los que se movía más del 81% de los usuarios de bicicletas de carretera.

Además, el mercado ha alcanzado un ritmo frenético de novedades que presionan al “plan renove” cada poco tiempo, incluso desafiando a la crisis, por lo que es muy común que muchos usuarios decidan vender sus bicis usadas para renovarlas y se haya reactivado el mercado de segunda mano. Estos hechos favorecen a los timadores y amigos de lo ajeno, quienes se fijan en nosotros para ganar mucho dinero. Tal es la magnitud de la situación que ciudades como Albacete, incluso han creado un grupo dentro de la Brigada Provincial de Policía Judicial que investiga específicamente el robo de las bicicletas. Murcia, Álava o Navarra, entre otras ciudades, también se suman a las iniciativas como los registros y marcajes voluntarios de bicis.

No la podrás rechazar...

Cuando hablamos de robos de bicicletas, es lógico que se nos venga la cabeza un candado roto junto a una farola, el tradicional hurto de “chavalillo”, simplemente para tener la mejor bicicleta de su barrio o para venderla a algún amigo, pero la situación actual ha llegado mucho más lejos, gracias a internet. La web es un auténtico monstruo virtual que alberga miles de ventas de bicis robadas y también miles de estafas, donde la distancia física y el anonimato permite cierto margen de seguridad para los delincuentes, grupos de personas incalificables que obtienen un “sobresueldo” a costa de los esfuerzos de los demás.

Basta darse una vuelta por las páginas web más frecuentadas de compraventa de productos de segunda mano y por los foros especializados para ver ofertas increíbles, algunas bastante razonables y algunas otras surrealistas, con bicis tope de gama por precios ridículos, muchas con textos extraños, mal escritos y vagamente traducidos. Si eres un aficionado con experiencia, seguro que identificas rápidamente una posible estafa viendo una bici de 4.000€ por ejemplo, a la venta en 1.000€. Puedes pensar que es sumamente difícil caer en un engaño tan obvio, pero existe una gran cantidad de compradores novatos que no tienen un marco de referencia económico donde poder comparar. Ponte en su lugar, piensa que comienzas a practicar un nuevo deporte (por ejemplo golf o tiro con arco) y no tienes idea de cuánto es justo pagar por determinado material, ni su valor nuevo, ni mucho menos el de segunda mano, y si a eso le sumamos la ilusión de llevarse a casa una ganga, no es tan difícil caer en la estafa.

La ley del silencio

La solución para no ser víctima de este oscuro mundo no siempre es fácil, en primer lugar pasa por ser conscientes de que no poseemos una simple bici, sino un objeto de gran valor y blanco de los ladrones. Sin ánimo de infundir un sentimiento de desconfianza o de aprensión social en el lector, sí es conveniente despertar todo lo posible la cautela y tomar las medidas de seguridad pertinentes. La mayor parte de los robos se suelen producir aprovechando nuestros descuidos y entrando en trasteros que carecen de suficientes medidas de seguridad. Además, son pocos los que invierten en la protección de su bici, y al que lo hace, solemos calificarle de desconfiado o exagerado. Como nos comunicaba Frederico Ferreira, Manager de Marketing y Ventas de la marca de antirrobos Abus, “la posibilidad de ser víctima de un robo nunca desaparece, puede venir alguien con una radial industrial y destrozar nuestro antirrobo, por bueno que sea ¿pero cuánta gente va por la calle con una radial? Lo normal es que utilicen estrategias más sutiles, y cuanto más difícil se lo pongamos, menor es la probabilidad de que seamos nosotros la víctima”. Por ello, más vale invertir en un antirrobo del mayor nivel de seguridad posible si solemos dejar nuestra bici en el trabajo, en el portabicicletas o incluso dentro de los trasteros. Y en el caso de éstos últimos, instalar una puerta de seguridad, cuyo coste es elevado, pero en casi todas las ocasiones, menor al coste de comprar una bici nueva.

En segundo lugar, debemos ser muy cautelosos para evitar ser partícipes de una estafa. Si ves un posible engaño en la web, avisa al administrador de la página o a la autoridad competente en caso de una venta en mano, para evitar que otro comprador sea víctima de ese “tongo”. Si eres una persona con unos valores morales poco estrictos y no te importa adquirir una bicicleta robada, has de tener en cuenta que la ley contempla esta actividad como un delito, llamado Delito de Receptación. Según el artículo 298.1 del código penal vigente (BOE, 24 de noviembre de 2005), “el que, con ánimo de lucro y con conocimiento de la comisión de un delito contra el patrimonio o el orden socioeconómico, en el que no haya intervenido ni como autor ni como cómplice, ayude a los responsables a aprovecharse de los efectos del mismo, o reciba, adquiera u oculte tales efectos, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años”. ¿Y si no hay conocimiento del delito previo? En este caso las autoridades pertinentes podrán recurrir a los indicios de sospecha de la compra para acusarte, como por ejemplo, la falta de garantías por parte del vendedor, la falta de información de su procedencia, o un precio muy bajo en proporción al mercado. De hecho, las páginas web de compraventa poseen una serie de reglas y recomendaciones para garantizar todo lo posible la seguridad, que no debemos ignorar para no acabar siendo involuntariamente un delincuente. Recomendamos leer atentamente todas las ayudas de las web antes de efectuar cualquier compra.

La opinión de la Policía

<

p>De las autoridades con las que hemos intentado contactar, finalmente solo hemos podido contar con la opinión del departamento de Prensa de la Polcía Nacional. Según estos, “actualmente el cuerpo policial no realiza ningún registro en el que se contemple específicamente el robo de bicicletas”. En comparación al robo de un automóvil, que consta como “Sustracción de un Vehículo a Motor” con un registro definido, a la hora de categorizar el delito de robo de una bicicleta constará como robo, hurto o simplemente como falta, dependiendo del valor de la bici sustraída y de la gravedad con la que se hayan llevado a cabo los hechos. Es decir, que si nos roban una bici, sea del precio que sea, acabará compartiendo archivador junto a robos de carteras, móviles o pilas en el supermercado. Por ello tampoco existen unas estadísticas válidas que nos permitan conocer cantidades reales. La Policía declara que desde su punto de vista, no tienen constancia de que hayan aumentado los robos de bicicletas, apunte que choca de lleno con la opinión de los usuarios, tiendas, marcas de bicis y de la propia opinión de BIKE. Ante esta contradicción, la Policía ve normal que los propietarios de las bicicletas se quejen, ya que están molestos porque les han robado, pero eso no significa que haya aumentado el número de robos. Nosotros creémos que crear un registro específico de robos de bicis podría reflejar una realidad mucho más cruel, desvelando que la bicicleta se ha convertido en un “chollo” para los delincuentes.

En este artículo puedes consultar algunas medidas para evitar los fraudes

 

Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

El fin de semana del 3 y 4 de noviembre Málaga será la ciudad sede de los E-Bike DAY...

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...