¿Cubrezapatillas o botas impermeables?

Con la llegada del invierno y las frías lluvias y heladas, tus pies, como la extremidad más distante de tu cuerpo es uno de los mayores sufridores de estas condiciones, pudiendo hacer que tu soleada mañana de domingo se convierta en un calvario con el viento o al cruzar un río.
Héctor Ruiz -
¿Cubrezapatillas o botas impermeables?
¿Cubrezapatillas o botas impermeables?

¿Qué opciones existen para calentar tus pies?

La primera de todas e indispensable, es hacerse con un buen calcetín. Además de contar con un tejido que mantendrá la temperatura de nuestro pie más aislada de la temperatura exterior, suelen contar también con una  caña más alta que sirve como calentador de los tobillos.

Los confeccionados con lana de merino suelen ser una de las opciones más popular entre las marcas, con un precio que oscila entre 10 y 15€. Una vez hemos puesto nuestro pie a calentar con el calcetín adecuado, ahora tenemos que encontrar la manera de aislarlo del frío exterior, para lo cual existen dos opciones: cubrir nuestra bota con un cubrezapatillas (o escarpín) o adquirir una bota específica de invierno.

Cubrezapatillas:

Su nombre describe perfectamente su funcionamiento. Es una funda similar a un calcetín grande que se pone sobre las zapatillas de ciclismo, quedando ajustada normalmente mediante una cremallera y velcros. Suelen llevar varios tipos de membranas como el neopreno y otras más complejas tipo Goretex o Windstopper, que varían en el grado de transpirabiliad. Su precio oscila entre unos 25-50€.

Entre las ventajas de los cubrezapatillas está su facilidad de uso, ya que se pueden instalar sobre la gran mayoría de zapatillas del mercado (suelen ajustar peor en las que poseen suelas muy gruesas y voluminosas) y su coste, muy inferior al de una zapatilla específica de invierno. Además, podemos quitárnoslos en plena ruta y guardarlos en la mochila si sube la temperatura.Sin embargo, cuentan con el inconveniente de que al quedar abiertos en la zona de la suela, no son 100% efectivos contra el agua, incluso quedando bien ceñidos. Además, con ellas no podemos ajustarnos la zapatilla sobre la marcha y su suela se deteriora si andamos con ellos puestos. Existen modelos específicos para Mountain Bike, con suelas reforzadas y preparadas para caminar por terrenos abruptos.

Zapatillas de invierno:

Son la mejor opción si queremos proteger nuestro pie del agua, viento y frío. Especialmente son la mejor opción si vivimos en zonas húmedas con abundantes ríos que cruzar o con nieve. Sus membranas (Gore Tex y neopreno principalmente) se prolongan desde la media suela (impidiendo la entrada de agua bajo la cala) hasta la parte baja de los tobillos, para aislar bien del agua incluso cuando cruzamos ríos.

Muchas de ellas están orientadas a temperaturas de 0º e inferiores, por lo que en días algo menos gélidos podemos incluso combinarlas con un calcetín algo más fino que los invernales. Cuentan con el inconveniente de su elevado precio, (entre unos 120€ y 250€) y de que al ser un calzado tan específico de la estación fría, su uso está limitado a estos meses.

 

Cómo elegir tu ropa de invierno

Te recomendamos

La empresa británica sustituye a Movistar, promete precios asequibles y también emiti...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

El fin de semana del 3 y 4 de noviembre Málaga será la ciudad sede de los E-Bike DAY...

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...