El bidón, ¿un foco de infecciones?

Los cuidados necesarios para no tener que acabar tirándolo a la basura

Iván Mateos. Foto: Sam Clark, Cape Epic

El bidón, ¿un foco de infecciones?
El bidón, ¿un foco de infecciones?

El bidón que utilizamos para la bici es un accesorio con el que debemos ser metódicos de cara a mantener una higiene, y no hablamos en este caso de coronavirus, hay múltiples patógenos, más o menos benignos que pueden “montar el campamento" en un recipiente que reúnes muchas características que le son favorables: flujo de nutrientes, humedad, calor, ambiente cerrado… ¡el caldo de cultivo ideal!

Para evitarlo, una buena costumbre es dejar el bote siempre abierto cuando lleguemos a casa, para que el agua residual se evapore. Siempre es bueno hacer un enjuague, y es especialmente importante si has utilizado algún producto nutricional mezclado con el agua, entonces es mejor lavarlo bien, y luego dejar secar.

Si las bacterias ya lo han colonizado todo, hay que acabar con ellas, primero frotando el interior y luego preparando una solución de 1 cucharada de lejía por cada 1/2 litro de agua caliente. Lo dejas actuar cinco minutos y lo aclaras bien. Es posible que algunas manchas no desaparezcan, pero al menos el interior del bidón quedará prácticamente esterilizado.

Pon a punto tu Camelbak

Relacionado

Pon a punto tu Camelbak

Informe: Los 5 mejores kits herramientas portabidón

Relacionado

Los 5 mejores kits herramientas portabidón