Revisar la transmisión de la bici. Cómo saber cuándo toca cambiar casete

La transmisión es, con los neumáticos, la parte que sufre más desgaste en la bici. El casete es una de esas pìezas que hay que cambiar cada cierto tiempo.

¿En qué estado está mi casete?
¿En qué estado está mi casete?

Si echas un vistazo al casete de tu bici, aunque esté nueva, verás que los dientes tienen una forma irregular.  El casete no tiene los dientes mellados ni gastados ni nada por el estilo. Esas formas, con algunos más rebajados que otros en las esquinas, otros semi-doblados, y otros, en apariencia, desgastados no responde a otra razón que la necesidad de un tallado especial para favorecer la transición o salto de la cadena de una corona a otra.

Como se puede apreciar en el gráfico, en un casete sin tallado la cadena necesita un giro mayor para cambiar completamente de corona, aparte de que la cadena no encaja completamente hasta que toda ella se encuentra en la corona de destino. En los casetes con un correcto tallado, la cadena salta rápidamente y, al producirse una suave transición, engrana perfectamente desde que comienza a entrar en la corona de destino.

¿En qué estado está mi casete?

¿Y CÓMO SÉ SI MI CASETE USADO AÚN "AGUANTA"?

Lo verás en la inclinación de cada diente, que se irá pareciendo cada vez más a una "ola", y, si lo "dejas" mucho tiempo, el pedaleo se irá acompañando de más fricción y llegará a "saltar" la cadena cuando hagas fuerza. En cualquier caso, al final lo que sale más "a cuenta" es cambiar la cadena cada 1.500-2.000 km para que no la de tiempo a estirarse lo suficiente como para empezar a desgastar prematuramente el casete. Si lo haces así, te puede durar hasta tres cambios de cadena; si no, tendrás que cambiarlo todo de una vez.

Limpieza y engrasado de la transmisión

Relacionado

Limpieza y engrasado de la transmisión

Alarga la vida de tu transmisión sin gastar un euro

Relacionado

Alarga la vida de la transmisión de tu eBike sin gastar un euro

Lo más leído

Lo más leído