Cuida la rosca de tus bielas: ¡Te las puedes cargar!

La rosca del pedal en la biela puede ser un punto delicado, especialmente para la vida de la biela.

Iván Mateos

Cuida la rosca de tus bielas: ¡Te las puedes cargar!
Cuida la rosca de tus bielas: ¡Te las puedes cargar!

Las roscas en general son un punto delicado y más lo son si se roscan y desenroscan con precuencia. Por eso las roscas de los pedales y las bielas son un punto crítico que hay que cuidar. Si en tu bici montas y desmontas con frecuencia distintos pedales, porque a veces la uso con pedales de plataforma, por ejemplo, tienes que tener especial precaución o puede que acabes teniendo que cambiar la biela, y puede que todo el set si no se venden por separado, lo que puede representar un buen desembolso.

Si no lo haces puede llegar a ser malo para las roscas, claro que sí, porque una rosca no deja de ser una fijación mecánica basada en la fricción entre dos materiales. Sin embargo, tranquilo, aunque hagas cambios frecuentes de pedales no tiene por qué haber problemas, si extremas las precauciones, manteniendo siempre las roscas limpias y engrasadas, haciendo un apriete fuerte pero sin excederte, para evitar que se puedan aflojar involuntariamente y pedalear con holgura en las roscas.

Otro punto importante es colocar siempre las arandelas entre pedales y bielas (si tus bielas las requieren), necesarias para evitar posibles roturas, y algo trascendental es también roscar bien los pedales en las bielas, si los metes torcidos y fuerzas la rosca te cargarás la biela. Si ves que no va suave, vigila a ver si lo estás roscando mal.

No tires tus bielas, aún pueden tener arreglo

Relacionado

No tires tus bielas, aún pueden tener arreglo

Nueva vida a tus pedales Shimano

Relacionado

Nueva vida a tus pedales Shimano