¿Cómo evitar el óxido en nuestra bici?

El óxido en la bici se trata de algo más habitual en usuarios que viven cerca de la costa, con mucha humedad, en donde es fácil que haya alguna parte de la bici en la que vaya apareciendo este problema. ¿Cómo podemos evitar que se oxiden los componentes de nuestra bici?

Iván Mateos

El óxido puede aparecer en nuestra bici, aunque no es un problema generalizado.
El óxido puede aparecer en nuestra bici, aunque no es un problema generalizado.

Hay ciclistas a los que el problema del óxido en la bicicleta les parece de otros tiempos. La tecnología ha avanzado mucho en este aspecto, y además las piezas de acero, susceptibles de oxidarse, cada vez están menos presentes en nuestras bicis, siendo más frecuente el aluminio o el carbono. Sin embargo, aún no es un problema completamente erradicado, y todavía podemos encontrarnos con óxido en nuestras bicis, especialmente si están en ambientes húmedos. Por ese es más frecuente en localidades costeras.

El truco para evitar el óxido en la bici

Para evitar la oxidación de las partes ferruminosas lo que hay que hacer es crear una barrera de protección que impida el contacto del aire con el metal, es decir, engrasar. Tan sencillo como esto, es truco es mantener la cadena engrasada, con cualquier tipo de aceite, y también el resto de componentes metálicos (con contenido de hierro) como piñones o tornillos. Para estos será más recomendable una grasa en spray.

¿Y en los discos de freno?

El óxido en el disco de freno
 

En cuanto a los discos de freno, aquí hay que tener cuidado: no se puede aplicar ningún producto, salvo algún tipo de pintura o barniz con cuidado de no contaminar la pista de frenado.