TEST BIKE: MONDRAKER FINALIST PRO

Una bici deportiva de geometría racing por menos de 1000 €...
admin -
TEST BIKE: MONDRAKER FINALIST PRO
TEST BIKE: MONDRAKER FINALIST PRO

Mondraker es joven, nació en el año 2001, y eso se nota en su espíritu; destaca en disciplinas más "radicales" como el enduro, freeride o descenso, y ofrece bicis económicamente viables. Siempre ha contado con bicis rígidas (más o menos caras), indispensables para tener un buen volumen de ventas, pero tal vez sea más reconocida por su amplio número de suspensiones totales; Factor, Prayer, la nueva Dune, Plunder o Kaiser.

En el caso que nos ocupa, existen dos versiones de la Finalist, Finalist y Finalist Pro, encuadradas dentro de la gama XC Pro y justo por debajo de las Podium. Esto quiere decir que es una bici de carácter deportivo, con nervio y agilidad, diseñada para rally. Ambas Finalist comparten cuadro (heredan la geometría de las Podium de aluminio) y sólo difieren en montaje, en cambio las Podium cuentan con mejor cuadro (incluso de fibra de carbono) y un montaje más elitista. El tubo oblícuo cambia de una forma oval y vertical junto a la dirección a horizontal junto al pedalier, vainas "spaguetti", cableado superior... y anuncia un peso de 1.540 g.

Si eres joven y te gusta la competición, una Finalist, quizá sea tu próxima bici, y sino eres joven o no piensas en competir pero te gustan las bicis "vivas", ésta puede interesarte.

Argumentos encandiladores no le faltan: transmisión Shimano SLX combinado con pedalier Truvativ de eje integrado, frenos Avid Juicy 3 y horquilla Rock Shox Recon SL, salpicado con componentes Easton y pedales automáticos, a un precio muy tentador. Pero también tiene sus defectos: Está pasada de peso si la quieres para competir, las ruedas desmerecen al resto de componentes y la horquilla es poco útil. El muelle de su interior es excesivamente duro para personas de hasta 70-75 kg (la talla de la bici es pequeña, por lo que la persona no pesará mucho) y apenas se aprovecha la mitad de su recorrido.

La solución es tan "fácil" como cambiar el muelle por otro más blando pero ¿quién paga esto? ¿Tú? ¿la tienda? ¿Mondraker? ¿Rock Shox...? ¿Hubiese sido mejor montar una horquilla oleoneumática? Éstas son más ligeras y permiten mayor margen de precarga, pero una horquilla de suspensión de muelle es más fácil de regular por un usuario no experimentado; basta girar el dial, en un sentido u otro para que ésta esté más dura o más blanda y sin necesidad de herramientas. A su favor también hay que decir que el muelle aporta sensibilidad inicial, se puede bloquear desde el manillar y cuenta con regulación de rebote.

COMPORTAMIENTO

Lo primero que destaca del cuadro es su pequeño tallaje. La talla mediana es más bien una S y la L se parece más a una M... por lo que te recomiendo que te decantes por una talla mayor a la que habitualmente te correspondería. Puede tener otra lectura, y es que la talla M es pequeña y manejable, con un pronunciado sloping, tubo superior corto, potencia de 90 mm y pedalier bajo, que baja el centro de gravedad aportando así más estabilidad. A estas características se le unen unos ángulos acertados y equilibrados, logrando el característico nervio de una bici de deportiva pero con un toque de mansedumbre que permite bajar con seguridad.                             


LO MEJOR
Una bici con nervio, personalidad y atractiva, con un comportamiento mecánico eficiente y seguro.

A MEJORAR
Muchos pequeños detalles de no mucha significancia: tarado de la horquilla, cubiertas, tallaje desacorde, peso...


LAS  CLAVES

- El cuadro de aluminio 7005 triconificado  talla pequeño y equivale a una 16,5".
- Los frenos Avid Juicy 3 son potentes, modulables y fiables. Una buena elección.
- Los pedales automáticos de serie no son algo tan común como debiera. ¡Bien por Mondraker!
- Los componentes Easton EA30 firman la potencia, el manillar y la tija. Una elección que merece un aplauso ya que fácilmente se podrían haber seleccionado componentes de marcas menos reconocidas.
- En la transmisión predomina el nuevo SLX de Shimano aunque se permite el lujo de equipar un cambio trasero Deore XT Shadow, cuya caja corta otorga mayor precisión y menos saltos de cadena.
- La horquilla Rock Shox Recon SL queda desvirtuada por un muelle excesivamente duro para personas de poca talla y peso (acorde a la talla de la bici ensayada). La "salvan" el bloqueo remoto y la regulación de rebote.

Ficha técnica


Prueba publicada en BIKE num 198
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...