Odyssey, una marca loca y revolucionaria

En los albores del mountain bike había algunas marcas iban por delante de los tiempos, a veces con aciertos y otras veces con fracasos. Desde Carson, California, Odyssey dejó para la historia sorprendentes inventos...
-
Odyssey, una marca loca y revolucionaria
Odyssey, una marca loca y revolucionaria

Un manillar al revés, un amortiguador de dirección, unos frenos alternativos, un potenciador de frenada, Odyssey tomó el desafío de un deporte que estaba naciendo y se puso a “darle al coco” para encontrar soluciones alternativas. Estos son algunos de sus inventos.

Potencia Pro Steer y potenciador V.A.P.O.R

Tal vez la idea más exitosa de la marca. En los comienzos, la frenada era, junto con la amortiguación de los baches,  el principal problema al hacer mountain bike. Eran los tiempos de los ineficaces frenos Cantilever (aquí la historia de los frenos), y cualquier cosa era bienvenida para mejorar los frenos. Odyssey propuso esta potencia de cromoly, al estilo de la época, con una posición muy adelantada, que incorporaba un potenciador de frenada. El cable sale de la maneta, pasa por esta excéntrica y baja al freno, de tiro central. Se consigue que el tacto del freno sea progresivo, dejando suficiente espacio entre las zapatas y las llantas para evitar roces, pero con un tramo de aproximación al frenar que hace que las zapatas llegen con más palanca al contacto con la llanta.

Manillar Pro Steer y puños Mohawk

Un gráfica laser lo dejaba bien claro si no podías creértelo: “This side forward”. Este manillar se montaba “al reves”, de lo convencional, con las puntas hacia delante, otorgando una posición superagresiva que, según la marca, era más ergonómica, en conjunción con los puños Mohawk. La realidad, para los que pudimos probarlo, es que parecía que te ibas a “salir por las orejas”. Las largas potencias de la época con este manillar te ponían “con el cuchillo entre los dientes”, pero el control de la bici se hacía muy difícil. La idea no triunfó.

Amortiguador de dirección Pro Steerer

No tuvo ninguna proyección posterior, pero en su época este invento se hizo incluso popular entre corredores de la NORBA americana. Es una solución habitual en motos, y tenía siete nivelres de amortiguación. La idea era evitar que la dirección se nos descontrolara, algo más frecuente con los manillares estrechos, potencias largas y ausencia de suspensión de la época.

Frenos Pitbull

Como decíamos, la potencia de frenada era un gran problema en los primeros tiempos, y otra de las apuestas de Odyssey fueron estos frenos, alternativos a los habituales Cantilever y que se promocionaban como “sin mantenimiento” y más adaptables a diseños traseros de vainas cortas. La realidad es que la complejidad del diseño los hacía más pesados y el tacto no siempre era bueno.

Tija aerator

Indudablemente práctica. El hueco del tubo de sillín es un lugar que se puede aprovechar para varias cosas, y esta es una de las más brillantes. Como desde los comienzos las bicis de montaña traían cierres rápidos para poder subir y bajar el sillín con rapidez (hoy tenemos las tijas telecópicas), sería muy fácil acceder a esta bomba incorporada en la tija cada vez que tuviéramos que reparar la cámara. De hecho este invento sí prosperó y pudimos verlo en lo sucesivo en otras marcas, en su momento fue una muestra más del ingenio de esta marca única hoy centrada en el BMX

También te puede interesar:

La historia de Tioga

 

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...