10 excusas típicas para no coger la bici

La bicicleta es uno de los mejores inventos de la historia: una máquina que nos aporta un gran sentimiento de libertad y nos transmite sensaciones inigualables. Sin embargo, son muchas las excusas (baratas) que se suelen utilizar para no coger la bici, ya sea para ir al trabajo, hacer recados o para ponerse en forma.
MOUNTAINBIKE.ES -
10 excusas típicas para no coger la bici
10 excusas típicas para no coger la bici

 

A continuación os mostramos 10 de las principales excusas que más utilizamos para no coger la bici:

 

1- Llego tarde, hoy no puedo ir en bici al trabajo. No te engañes. Acostúmbrate: Todos somos conscientes de lo difícil que está el tráfico en hora punta, así que si analizamos la situación, es muy probable que acabemos tardando aún más si nos tenemos que comer los atascos y jugar a aparcar el coche. El carril bici está siempre despejado, así que si nos hemos dormido nos tocará pedalear fuerte, activarnos de buena mañana y aprovechar que ¡en el carril bici no hay radares! Otra opción que tenemos es combinar transporte público y bici y ganar algo más de tiempo (siempre y cuando RENFE no vaya con retraso, claro).

 

2- No tengo tiempo. Por no salir un día no seré más bueno. Oblígate: La mayoría de nosotros no nos ganamos la vida pedaleando, pero es muy fácil ir dejando el entreno para el día siguiente. Debemos dar la misma importancia a un entrenamiento en bicicleta como a algo tan importante como dormir. No se trata de gastar el tiempo libre, sino de invertir en salud física y mental.

 

3- Moverse en bici es querer dar la nota. Actualízate: Son demasiados los tópicos sobre si desplazarse en bicicleta es de hipster o modernillo. Mal: debemos aprender a separar lo que es una tendencia de moda, con uno de los inventos más antiguos y prácticos que se siguen utilizando actualmente. Si los hipsters deciden utilizar la bici ¡bien por ellos! Debemos dejarnos de tópicos y aplicar el sentido común y la practicidad ante todo. Si nos movemos en bicicleta, cambiará nuestro humor y todo será más práctico y más fácil. Además, echaremos nuestro granito de arena a una sociedad más sostenible.

 

4- Llueve. ¡No cuela! Equípate: Estamos a un sólo click de escoger aquella chaqueta impermeable o cortavientos que nos salvará de cualquier apuro en un clima cambiante, así que si llueve toca apechugar. Disponemos de una inmensa variedad de equipación ciclista para protegernos y abrigarnos, y así poder pedalear en óptimas condiciones.

 

5- Hoy no, que hay Champions. Y quien dice Champions, dice aquella serie que tanto nos gusta. Planifícate: Está claro que no todo el tiempo libre debemos destinarlo a hacer deporte; también necesitamos nuestros ratos de desconexión y relax. Pero no debemos apalancarnos y mal acostumbrarnos a estar parados más días de lo debido. Igual de importante es mover nuestras piernas, que tener tiempo para relajarse sin hacer nada.

 

6- Hoy me quedo en casa a hacer rodillo. Ponte a prueba: De acuerdo, el rodillo es una buena alternativa y la excusa no está mal. Pero no debemos olvidar que entrenar en el rodillo puede ser sinónimo de engañarse a uno mismo. Si necesitamos entrenar, probablemente sea porque estamos preparando una competición. Pero bien sabemos que el día de la carrera también puede llover o helar y nos tocará correr en unas condiciones con las que no habremos entrenado. Así que, a más sufrimiento, mejores serán las sensaciones cuando crucemos la meta.

 

7- Hoy nadie puede acompañarme. Para salir solo, no voy. ¡Error! Despéjate: Salir solo a dar un paseo en bici o a entrenarse es una de las mejores terapias que existen. Rodando solos, nuestro cerebro trabaja de una manera diferente y esto nos ayuda a reflexionar al estar invirtiendo un tiempo únicamente para nosotros, en el que además de trabajar las piernas ejercitamos las neuronas.

 

8- Tengo que llevar la bici a revisar. Aprende: La mecánica de la bicicleta es de lo más sencillo, lógico y básico que existe, sólo es cuestión de ir al lío. Las webs y las bibliotecas están llenas de recursos para aprender a hacernos nosotros mismos el mantenimiento de la bici, cambiando una rueda o ajustando un cambio. Y además de aprender, te ahorrarás una pasta en mano de obra.

 

9- El domingo ya hice una kilometrada. No saldré hasta bien entrada la semana. Mal hecho. Recupérate: Está claro que necesitamos descansar para recuperarnos, pero un parón absoluto de 2, 3 o 4 días después de un gran esfuerzo no es beneficioso. Aunque no vayamos a dejarnos la vida encima de la bici, es recomendable salir a rodar a baja intensidad, para mover las piernas y reactivar los músculos. Y si no queremos entrenar, incluso podemos optar por un paseo tranquilo por la ciudad junto con unos buenos estiramientos. Nuestra musculatura lo agradecerá.

 

10- Hace demasiado frío/calor para coger la bici. Tenemos un clima de envidia. Aprovéchate: Países como Holanda tienen climas y condiciones climatológicas mucho más cambiantes que el nuestro y sin embargo, la bicicleta está mucho más integrada en su sociedad. Debemos aprovechar las ventajas y facilidades climatológicas de las que disponemos y adentrarnos más en la cultura ciclista, tanto para nuestros desplazamientos diarios como para ponernos en forma.

 

Ahora ya no tienes excusa. Vayas donde vayas, la bicicleta será tu gran aliada.

Si deseas encontrar las mejores marcas en ropa de ciclismo y accesorios para bici, entra en www.motocard.com/ciclismo  y ¡equípate como te mereces!

 

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...