Prueba Ghost AMR Lector 2990

Si hay algo que nos gusta de Ghost es la consistencia de sus bicicletas. Nos referimos a que anteponen la buena respuesta de funcionamiento a todo lo demás, pero sin descuidar otros aspectos tan importantes como pueden ser la ligereza o la estética.
Redacción de BIKE. Fotos: G. Manera -
Prueba Ghost AMR Lector 2990
Prueba Ghost AMR Lector 2990

Esta filosofía se destila en esta AMR Lector 2990 en detalles como por ejemplo el disco trasero de 180 mm, la elección de un triple plato, los puños de doble densidad o los neumáticos de 2,25” que, sí, son más pesados, pero tienen un taqueado de verdad que no te dejará “vendido” a la primera de cambio. En el cuadro encontramos más elementos que apoyan esta forma de trabajar. El triángulo delantero es un monocasco de fibra de carbono de alto módulo, de acabados exquisitos, dirección integrada, y cableado interno.

De serie viene oradado con diferentes agujeros adicionales, cerrados por tapones de goma, en previsión del posible montaje de la plataforma de suspensión inteligente e:i Shock, con su batería, sensores y cableado. Efectivamente, al igual que Lapierre, Ghost también disfruta de este sistema ya que ambas marcas (junto a Haibike, ausente en este Megatest) pertenecen al mismo grupo, el Accell Group. El modelo AMR Lector 2995 e:i equipa este sistema, con un montaje idéntico pero con el necesario amortiguador RockShox. La parte trasera del cuadro es de aluminio, lo cual bajo nuestro punto de vista es un acierto si no priorizas la ligereza sobre todo lo demás, ya que aporta una mayor solidez de respuesta, no sólo en la transmisión de la pedalada, también en la precisión a la hora de bajar por zonas de muchas rocas donde hay fuerzas que empujan las ruedas en múltiples direcciones. En el caso de esta Ghost viene muy bien para contrarrestar la debilidad que presenta un eje trasero convencional de cierre rápido.

La posición es moderadamente erguida y cómoda, gracias en parte al manillar Ritchey WCS Trail de fibra de carbono. Se siente muy precisa en la parte delantera, todo influye en este aspecto, tanto la rigidez del cuadro y de la potencia de aluminio Ritchey como el buen agarre del neumático en condiciones hidratadas. Ambas suspensiones pertenecen a la gama alta de Fox, la Factory, y por lo tanto nos permiten disfrutar de la finísima suavidad extra que proporcionan las barras y émbolo con tratamiento Kashima. En especial se nota muy sensible la parte trasera cuando rodamos en la posición Descend del sistema CTD, debido por una parte a la articulación Horst Link y por otra parte al rodamiento de agujas del anclaje superior del amortiguador. Los frenos Magura MT8 destacan por sus manetas Carbotecture, íntegramente de carbono, aunque el tacto a “plástico” no es el que más nos gusta por la propia flexión del material cuando los estrujamos con fuerza. El disco trasero de 180 mm asegura la frenada.

Galería relacionada

Ghost AMR Lector 2990

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...