Prueba Cannondale Rush 29 1 2014

El actualizado modelo Rush reverdece una bicicleta que aportó a la marca un hito de ventas.
Javier Bañón. Fotos: G. Manera -
Prueba Cannondale Rush 29 1 2014
Prueba Cannondale Rush 29 1 2014

La Rush 2014 llega al mercado sólo en versión 29" y 100mm de recorrido (tanto en horquilla como amortiguador) con un esquema realmente sencillo, pero eficaz como pocos y muy divertida. Una bicicleta de la que se puede decir que tiene "flow", te hace sonreir nada más pedaleas sobre ella... Especialmente sobre trazados sinuosos donde podamos jugar con su geometría, heredada de su hermana "mayor" Scalpel pero adaptada para conferirle sensaciones de mayor comodidad, merced a unos ángulos de dirección y tubo de sillín más relajados, así como distancia de ejes más larga, "stack" casi un cm más corto, etc. Es ahí donde comprobamos que montamos sobre una máquina eminentemente maratoniana pero con la polivalencia de sus ruedas de 29 pulgadas y doble suspensión que le pueden llegar a conferir cierto aire 'endurero' si así nos lo proponemos en alguna salida con tramos técnicos. Aunque su fuerte como decimos está en las largas rutas maratón y, por qué no, alguna prueba rally técnica donde podamos sacar partido a una alta frecuencia de pedaleo y pasos rotos o con grandes rocas, aunque la máquina ideal de rally de Cannondale sea la Scalpel. La nobleza con la que avanza esta bicicleta es inusual para un perfil maratoniano y es que los 112,7 cm de batalla entre ruedas de esta Rush sugieren esa alta estabilidad que tanto se agradece pedaleando duro sobre una pista o bajando fuerte por un sendero. 

El cuadro, fabricado en aluminio 6061, incorpora un monopivote articulado en la puntera trasera con una sencilla pero sólida arquitectura y mantenimiento liviano. Una bicicleta cómoda pensada para rodar rápido pero sin pretensiones fundamentalmente competitivas. Pesa casi 13,9kg (en talla M), una cifra alta comparada con una montura de competición, pero esta Rush es una bicicleta para pasarlo bien desde el primer momento, subir a cualquier parte y bajar siempre con la sensación de que el mountain bike es eso, diversión. Algo que ya ha refrendado el propio director de márketing de la marca, Murray Wahburn. Además lo interesante es que el punto de atención de este modelo está en la gama media, centrándose en precios asequibles para los montajes que incorpora. Esta Rush 1, tope de gama dentro del propio modelo se sirve en dos colores, el llamativo amarillo-azul que hemos probado (y con el que hemos provocado más de un crujido de cuello) y el clásico negro-verde Cannondale (aunque éste en Europa no está disponible aún). Su precio, 1.999€ para la Rush 1 y 1.499€ para la Rush 2, coloca a la Rush dentro de la jugosa selección de modelos "all mountain" por debajo del psicológico precio de 2.000€. Interesante apuesta la de Cannondale: eficacia, precio, estética y bajo nivel de mantenimiento son los ingredientes utilizados para dar sabor a este cóctel 'mountainbikero' que traspira por todos sus poros a muchas horas de risas, aventuras y grandes escapadas en buena compañía. 

Los componentes de esta Rush son de reputada garantía: horquilla RockShox 30 Gold TK con bloqueo remoto en el manillar, amortiguador RockShox Monarch RL, mandos y desviador Shimano Deore, Cambio Shimano XT, dirección Tange de 1,5"... Es en este punto, en la dirección, donde hemos comprobado un comportamiento sobresaliente, no sólo por la dimensión de la dirección de 1,5" sino también por los 10,2 cm que tiene la pipa de dirección. Realmente corta para un modelo de estas características pero que nos permiten meter la rueda delantera allá por donde nos propongamos. Sólo podríamos sugerir una mejora que aportaría incluso mejor paso en curva que sería incluir ejes pasantes en vez de tradicionales cierres rápidos en ambos bujes, circunstancia que atribuiría mayor rigidez estructural teniendo en cuenta que encima estamos montando sobre una bicicleta con ruedas de 29". Esta circunstancia, así como unos aros tubeless, ya la incorprora su hermana "mayor" Scalpel, aunque estaríamos hablando de otro concepto de bicicleta mucho más competitivo. 

En resumidas cuentas, se trata de una mountain bike perfecta para el perfil de usuario que sale regularmente todos los fines de semana a realizar todo tipo de rutas y marchas maratón y que además busca una bicicleta cómoda, “juguetona”, que ofrezca mínimo mantenimiento (dentro de que es una doble) y fuerte ante todo tipo de saltos y diabluras. Lo que más nos gusto es la mezcla que ofrece de mountain bike divertido pero seguro, de esos modelos que permiten errores de conducción casi sin darse uno cuenta. Nos alegramos de que haya vuelto la Rush vestida con “zapatos” de 29 pulgadas, redefinida y enfocada en el grueso de los usuarios medios: un mountain biker que cada vez más aprecia los productos de buena relación calidad/precio/sensaciones. La Rush ha vuelto para quedarse, esperemos que por mucho tiempo, para seguir viéndola evolucionar. 

Galería relacionada

Prueba Cannondale Rush 1 2014

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...