Prueba: Tija Magura Vyron Elect

Es la primera tija telescópica del mercado sin cables. ¿funciona?
Israel Romero. Fotos: G. Manera -
Prueba: Tija Magura Vyron Elect
Prueba: Tija Magura Vyron Elect

Sin hacer mucho ruido, Magura lleva de un tiempo a esta parte presentando algunos de los productos más innovadores en el terreno de las suspensiones para MTB. En 2015 se presentaron las horquillas y amortiguadores Magura TS con la tecnología eLECT inalámbrica y este año llegó esta tija telescópica Vyron eLECT, inédita, la primera tija del mercado sin cables ajustable en altura que ha despertado un gran interés en aquellos aficionados más “geek” ávidos de las nuevas tecnologías. Sin duda, un modelo que abre la puerta del futuro para este componente que hoy por hoy se ha vuelto imprescindible en cualquier MTB donde busquemos la máxima funcionalidad, polivalencia y pleno disfrute. Incluso si tienes una bicicleta rígida de Rally, esto te interesa: las ventajas y la satisfacción que te produce poder bajar el sillín en marcha, el plus de seguridad y confianza que lograrás en las bajadas están muy por encima de su respetable coste y sobrepeso respecto tu tija de sillín rígida actual.

La tija Vyron emplea un mecanismo hidráulico y tecnología similar a otras tijas del mercado, si bien su activación se realiza a través de un servo motor situado en la parte posterior de la cabeza de la tija. El mando remoto que situaremos en el manillar emplea tecnología ANT+ para su conectividad con la tija y cuenta con una pila CR2032 para su funcionamiento. Pesa sólo 20 gramos y es el mismo mando que utilizan las suspensiones con tecnología eLECT de Magura, con dos flechas para bloquear o desbloquearlas –en el caso de que nuestra MTB esté equipado con ellas y si no, no nos servirán de nada- y un pequeño botón central que este sí, es el responsable de controlar el funcionamiento de la tija. Al pulsarlo y hacer fuerza con nuestro peso sobre el sillín hacia abajo deslizaremos la tija hasta el punto donde nos sintamos cómodos, quedando la tija fija pasado un breve espacio de tiempo, variable, en función de la duración de la presión que realicemos sobre la tija. Es decir, que mientras estemos comprimiendo la tija con nuestro peso, no quedará fija hasta el punto en que nos detengamos y, pasado aproximadamente 1 segundo, quedará fija esta posición. Es un funcionamiento muy eficaz e intuitivo, aunque sería más simple comprobarlo visualmente y experimentarlo por vosotros mismos que explicarlo con palabras. Igualmente, si la queremos elevar hasta la posición de reposo completamente extendida o hasta un punto intermedio, liberaremos la presión en el sillín, pulsaremos en el botón e inmediatamente la tija se extenderá completamente, o bien hasta donde nosotros determinemos frenando su extensión con cierta presión sobre el sillín. La velocidad de retorno es bastante lenta comparada con otras tijas del mercado y desde BIKE recomendamos ajustar la presión de aire en torno a los 218 psi, lo máximo que señala Magura como dentro de lo recomendable. (189-218 psi o 13-15 Bar).

Una de sus tremendas ventajas de no tener cables es que podemos montarla en 5 minutos en nuestra bici. Poner el sillín, ajustarlo, colocar el mando en la parte derecha o izquierda del manillar con una pequeña goma (se incluyen dos de serie), y listo. El mando es algo aparatoso y al ser algo voluminoso con un apoyo no del todo estable en el manillar no es tan eficaz como el empleado por otros fabricantes, pero es comprensible dada la necesidad de requerir una batería, en este caso una pila común CR2032 para su funcionamiento en su interior. La tija no nos ha dado problema alguno. La hemos llenado de barro, la hemos limpiado con manguera a presión y no ha dado síntomas de flaqueza ni su funcionamiento ha empeorado con el paso de los días. Su sistema eLECT ha demostrado ser eficaz en cualquier circunstancia, y en las semanas de duración del test no tuvimos que recargar la batería de la tija que cargamos el primer día conectando la tija con conectividad microUSB, con un puerto USB directamente a la corriente durante 3 horas o incluso también es posible conectarla directamente a un ordenador. Este cable de conexión también viene incluido en la caja al comprarla. Magura ha logrado prolongar la duración de la batería gracias al empleo de un sensor de movimiento, que desconecta el funcionamiento de la tija poniéndola en modo “hibernación” cuando no estamos usando nuestra MTB. Según Magura, una carga total de su batería nos ofrece una autonomía de unas 400 activaciones, o unos 2 meses de uso. Dependerá eso sí, de lo mucho o poco que salgamos con nuestra MTB. Su peso de 574 gramos está en sintonía con otros modelos de tijas telescópicas del mercado y también su precio. 400 euros es un gran desembolso pero te garantiza adquirir un modelo con un funcionamiento inalámbrico, innovador y exclusivo, si bien con un funcionamiento algo duro y lento al que hay que acostumbrarse, pero definitivamente correcto y fiable.   

              

Lo mejor. Sin cables, todo ventajas. Facilidad de montaje. Autonomía y fiabilidad. Abre la puerta a la tecnología wireless del futuro.

A mejorar. Funcionamiento con algo de retardo. Desplazamiento de la tija un poco duro para bajarla y lento al subir.

Ficha técnica

Características: Tija telescópica de funcionamiento inalámbrico eLECT con servo motor, mando remoto con tecnología de conexión ANT+, con 150 mm de desplazamiento total.

Opciones: Única, 150 mm de recorrido. Disponible en 30.9 y 31.6 mm

Peso: 574 gramos, mando remoto, 21 gramos.

Precio: 400€.  

Más información: Casa Masferrer: tel. 93 846 60 51. info@casamasferrer.com

www.magura.com

 

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...