Los 6 errores más comunes en el MTB

La mejor manera de disfrutar pedaleando es aprovechando toda la energía que sale de nuestras piernas y para ello nada mejor que una buena técnica, sin errores. Hemos detectado, cámara de vídeo en mano, los fallos más comunes cometidos por la mayoría de “pedaleadores debutantes” (y no tan debutantes) y os los contamos para que vosotros no los cometáis.
Mountainbike.es -
Los 6 errores más comunes en el MTB
Los 6 errores más comunes en el MTB

1> Con el delantero me mato
Mucha gente sólo frena con el freno trasero afirmando que el delantero les haría dar una vuelta de campana. La frenada sólo con el posterior es poco efectiva porque el freno delantero es el que realmente para la bici. En vez de ignorarlo prueba a frenar con los dos, aplicándolos con tacto. Ten precaución en superficies resbaladizas (paso de peatones mojado, arena suelta…) o en medio de curvas cerradas, y toma confianza en zonas de buena adherencia para conocer los límites de la frenada. En caso de detención brusca no te olvides de echar el cuerpo atrás, justo antes de frenar.

2>Pedaleo “de tortuga”
Uno de los fallos más típicos es llevar una cadencia de pedaleo anormalmente baja, de 45 revoluciones por minuto o menor. Aunque parezca que así te cansas menos, que la respiración va menos agitada, estás haciendo que el esfuerzo sea menos cardiovascular y más muscular y puedes tener riesgos de sobrecargar tus tendones (tendinitis). Procura no bajar de 55-60 revoluciones en las subidas y de 75-80 en llano, está comprobado que las piernas son más eficientes al pedalear con ese ritmo. Para conocer tu cadencia cuenta cada vez que el pie derecho pasa por el punto más bajo de la pedalada en 15” y multiplica por 4.

3> Es que así no llego al suelo
Otro de los errores clásicos es llevar el sillín bajo, aunque también hay quien se pasa. Si no llevas la altura correcta no aprovecharás bien la fuerza de tus piernas y probablemente tendrás dolores en la cara anterior de la rodilla (sillín bajo) o en la zona poplítea posterior (sillín alto). Procura que, al pedalear, las rodillas se aproximen a la extensión en el punto más bajo de la pedalada pero sin llegar nunca a ella. Si tomas la medida de la entrepierna (suelo al periné) y la multiplicas por 0.88 tendrás una buena guía para saber tu altura, poniendo esta distancia desde el eje sobre el que giran los pedales hasta la parte alta del sillín.

4> Ah, pero ¿hay que engrasarla?
Con nuestra “cámara indiscreta” no dejamos de captar situaciones irregulares, como chirridos, ruidos y chasquidos al pedalear. Hay gente que piensa que el aceite es sólo para las ensaladas y que la cadena de la bicicleta no tiene mantenimiento. ¡Falso!. No tienes que olvidarte de darle su ración de aceite a tu cadena cada tres o cuatro días de uso… y que no sea de oliva. Busca uno específico (en tiendas de bicicletas), tiene aditivos que hace que se pegue más, en vez de salir despedido y manchar todo lo que tiene al lado. Engrasar es necesario no sólo para evitar ruidos sino, sobre todo, para prolongar la vida útil de toda la transmisión.

5> ¿Más aire que mi coche?, ¡imposible!
Tenemos múltiples pruebas de que mucha gente le pone a las ruedas de su bici menos aire del que necesitan. En algunos casos no comprenden que se pueda poner mucha más presión que en las ruedas de su coche, pero en una bici de carretera, con ruedas finas, puede llegar a los 7 u 8 kg/cm2, mientras que en una de paseo o híbrida ronda los 3 a 5 kg/ cm2 y en la de montaña suelen usarse entre 1.8 y 3 kg/cm2. Fíjate en las recomendaciones marcadas en el flanco de la cubierta. Llevando poco aire hay mucho más rozamiento, por lo que cuesta más pedalear, es peligroso en curvas porque la cubierta “flanea” y además es fácil pinchar por pellizco si pasas sobre alguna piedra o pequeño resalte.

6> ¡Con los talones nooo!
Otro de los fallos comunes es apoyar el pie sobre el pedal con la zona incorrecta. Con nuestra cámara indiscreta hemos captado demasiada gente dando pedales con los talones, con las puntas o con la parte media del pie, ¿eras tú uno de ellos? Aparte de poco efectivo, el pedaleo queda antiestético de este modo. Debes apoyar la zona del metatarso, justo debajo de la “bola” del pie, la parte más convexa.

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...