¿Doble suspensión? Haz este test para saber si la necesitas

Es una duda habitual, ¿me irá mejor una doble o una rígida?, ¿me merecerá la pena la comodidad extra de una suspensión trasera o me quedo con la simplicidad de una 'hardtail' y de paso me ahorro unos cuantos euros? La respuesta es...depende, y aquí te contamos de qué depende para que sepas lo que más te conviene.
Juanma Montero // Fotos: Gonzalo Manera -
¿Doble suspensión? Haz este test para saber si la necesitas
Test: ¿Necesito una bici doble suspensión?.

Cada poco tiempo un vecino, un amigo o el que dice ser amigo de un conocido me aborda directamente con su duda existencial, “¿Juanma, qué me aconsejas que me compre, doble suspensión o una bici solo con horquilla delantera?”. Mi respuesta, invariablemente es siempre la misma, dime qué vas a hacer con ella y por qué tipo de terrenos prefieres moverte. Algunos me confiesan que el máximo de montaña que van a pisar son pistas y parques urbanos, como la famosa Casa de Campo madrileña o la carretera de las Aigües en Barcelona. Está claro que van a ir más que sobrados con una rígida.

Hay algún caso de motero campestre reconvertido a los pedales, que busca poder seguir disfrutando de las trialeras sin los problemas de accesibilidad que ocurren con los vehículos a motor, que es un ejemplo típico de doble suspensión.

Entre estas dos tipologías hay un amplio abanico de posibilidades, usuarios y circunstancias que pueden decantar la balanza a un lado o a otro. Para ayudarte a decidir ahí va un cuestionario. Responde y luego te contamos:

Publicidad

Como resumen de cualidades, las rígidas son bicis más ligeras, más baratas a igualdad de calidad, con mayor eficiencia de pedaleo en zonas favorables y con menos posibilidades de avería por la simple razón de que tienen menos elementos mecánicos (sin amortiguador, sin articulaciones extra, etc.)

En cuanto a las dobles, sus principales virtudes son la mayor comodidad, una mayor tracción en terrenos desiguales, más velocidad en terrenos técnicos especialmente en descensos y una mayor protección de tu espalda.

En cualquier caso y para aclarar algo más las cosas, en las preguntas de arriba quizás las dos más importantes sean la del presupuesto y la del tipo de uso. Incluso para terrenos favorables y competición de rally, si “tienes pasta” o estás dispuesto a invertir en una buena bici, seguro que disfrutas más con una doble ligera que con una rígida.

¿No te van los baches y la simplicidad es importante para ti? Apuesta por una rígida.

Publicidad
Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...