SRAM NX Eagle. Sensaciones sobre el terreno

“No hay nada mejor para la guerra”. Es lo que diría el mayor John Reisman de la película “Doce del patíbulo” (The dirty dozen) al ver el nuevo grupo SRAM NX. Con la tecnología de 12 coronas más deseada pero a un precio muy reducido, se convierte en el grupo nº1 para la batalla.
Héctor Ruiz // Fotos: Alejandro Cubino -
SRAM NX Eagle. Sensaciones sobre el terreno
SRAM NX Eagle. Sensaciones sobre el terreno

Quien golpea primero golpea dos veces, y SRAM conoce bien de cerca este refrán popular. Y en su caso, podríamos decir que incluso una primera, una segunda y hasta una tercera vez, con la llegada y popularización masiva de las 12 velocidades que introdujo el Eagle. Justo coincidiendo con el momento en el que Shimano, su eterno y más directo rival, se encuentra zambullido en el inicio de su andadura en el mundo de “los 12”, SRAM ha tomado la delantera definitiva haciendo su tercera muestra de poderío, tras presentar el XX1 y X01 Eagle como estandarte de toda su tecnología, seguidos de un GX Eagle más accesible y alcanzable para los bolsillos, y ahora, con un grupo algo más sencillo pero con la misma idea y calidad en mente, el NX Eagle. ¿Su principal argumento? Un precio de 415€ como grupo completo, abriéndole las puertas de multitud de montajes de bicis de precio de acceso y gama media.

Publicidad

SENSACIONAL

Se trata de “un Eagle”, con lo que el concepto de 1x12 y prácticamente la mayoría de tecnologías que han otorgado la gloria a SRAM están presentes en cada una de sus piezas.

Hemos probado el NX a fondo y, salvando las distancias estéticas y de peso con sus hermanos mayores XX1 y X01, el funcionamiento está completamente a la altura de las expectativas, de hecho, a la hora de experimentar sensaciones las diferencias son inexistentes respecto a su otro hermano “mediano”, el GX Eagle. Renuncia al exotismo de los materiales como el carbono o el titanio para decantarse por el acero y el aluminio como únicas materias primas.

Esto se ve reflejado en el tacto de la maneta, que es ligeramente distinto al de un XX1 o X01 Eagle, notándose algo menos directo (mínimamente) y más “chicloso”, o menos rígido, especialmente cuando cambiamos varias coronas de una sola pulsación (hasta 5 como máximo). Este es el resultado de emplear plástico en la leva en lugar de carbono u otro material más sólido, aunque esto no afecta ni a la rapidez a la hora de cambiar (tanto subiendo como bajando coronas) ni a su precisión.

La precisión no ha decaído con el uso de materiales más económicos. SRAM ha realizado un buen trabajo.

En el resto de mandos Eagle necesitamos retirar la tapa superior -atornillada- para sustituir el cable, mientras que en el NX lo hacemos a través de una compuerta oculta tras una tapa de goma, casi más rápido éste último, aunque menos “glamuroso” y dificulta un poco más el desmontar el mando por completo si somos unos “manitas” y nos atrevemos a reparar nosotros mismos alguna posible avería interna. El mando además existe en versión específica para e-Bike, en la que no podemos cambiar más de una velocidad por pulsación, para evitar retorcer la cadena con el mayor torque de fuerza que envía el motor a ésta.


Las bielas NX también incorporan el nuevo estándar de pedalier DUB de SRAM.

Publicidad

MÁS COMPATIBLE

Uno de los aspectos más controvertidos de este nuevo grupo es su casete, que ha prescindido de la corona pequeña de 10 dientes y en lugar de ella usa una más convencional de 11. El motivo no es otro que el poder ser usada en núcleos de tipo estriado, “los de siempre”, más económicos de producir y los más abundantes en bicis de gama baja y media, por lo que a partir de ahora encontraremos bicis montadas de serie con 12 velocidades y con precios muy competitivos, de hecho, en 2019 hemos visto una lucha encarnizada en las marcas por conseguir una bici con 1x12 del precio más ajustado posible. Notamos la diferencia al instalarlo, ya que las 8 coronas inferiores se montan una a una, como se ha hecho prácticamente siempre, ya que la fabricación de todas es individual (las 4 grandes van remachadas a una araña de aluminio). Esto da como resultado una mayor diferencia de peso respecto al resto de grupos (unos 150 g respecto al GX Eagle), pero también es la clave para que sea el más económico de todos. Al tener todas las coronas fabricadas en acero, es el único casete de 12 velocidades de SRAM 100% compatible con bicis eléctricas, donde la tensión extra de la cadena requiere componentes más robustos y duraderos. Al cambiar entre coronas no notamos diferencias en la velocidad o suavidad de la cadena respecto al resto de casetes Eagle, tan solo la ausencia de ese sonido característico (más fino) de las coronas de aluminio, algo irrelevante.


Las coronas de acero no emiten un sonido tan característico como las de aluminio, pero son mucho más económicas.

El uso de un núcleo convencional maximiza su compatibilidad con bicis de gama baja y media

¿Carecer de la corona de 10 dientes es un problema? Un diente puede marcar la diferencia si nos estamos jugando algo en un momento de máximo esfuerzo (desde una Copa del Mundo hasta ver quién paga la cerveza), como el ya famoso sprint entre Nino Schurter y Julien Absalon en Albstaldt 2016), o puede suponer avanzar un poco más a cada pedalada en un falso llano hacia abajo. Puede ser algo importante para quienes se disputan la clasificación en las marchas y/o carreras, o para quienes compiten en Enduro, ya que puede suponer algún segundo menos al salir de una curva apretando fuerte los pedales. Si nuestra visión del Mountain Bike no es tan competitiva y agónica, ese diente no nos va a suponer mayor hándicap en nuestras rutas habituales.

Publicidad

VENTAJAS E INCONVENIENTES

Como grupo completo, los 412€ que cuesta en conjunto hace que sea una opción a considerar si queremos instalar las 12 velocidades en nuestra bici al menor precio posible, aunque eso sí, enfrentándose cara a cara a su hermano GX Eagle, su principal rival. Respecto a éste, cuyo precio oscila entre los 489 y 589€, el aumento de peso es de casi 400 g (menos que un bidón de agua lleno), algo que puede preocupar a quienes quieran montarse una bici lo más ligera posible sin un desembolso astronómico. En estos casos si nos decantamos por el GX (u otro superior) el incremento de precio es justificable. No obstante, todas las piezas del NX son 100% compatibles con las del resto de grupos Eagle (exceptuando el casete, debido a que no usa núcleo XD), con lo que nos amplía la posibilidad de encontrar piezas de recambio en caso de que tengamos averías (un cambio roto, algo muy frecuente en bicis de Enduro) o queramos ahorrar unos euros cuando algunas piezas como la cadena o el plato hayan llegado al final de su vida útil.


La tecnología Cage Lock bloquea el cambio para facilitar la extracción de la cadena.

Publicidad

POSTRE DE LA CASA

Junto al NX Eagle, SRAM puede presumir de ofrecer otros componentes con la misma filosofía que este nuevo grupo, con un nivel de calidad máximo y satisfaciendo las exigencias de quienes se fijan en los nº1 mundiales pero con unos precios más “llevaderos”. Entre éstos están la horquilla SID RL y los frenos Level L.

ROCKSHOX SID RL. El modelo más básico de las SID actuales ya es una horquilla que podemos considerar “tope de gama” por su funcionamiento y prestaciones. Con un peso de 1.575 g (sin mando remoto), posee las tecnologías que podemos ver en las horquillas más caras, como el bloqueo One Loc con mando remoto (cuyo tacto es muy suave, preciso y fiable) y destacan además el cartucho Charger 2 y la cámara Debon Air (de mayor volumen). El resultado es una sensibilidad incial muy elevada, bastante comodidad y una capacidad muy buena de adaptarse a los distintos impactos, tanto porque nos lleguen a velocidades altas o bajas. Algunos otros detalles como el eje pasante minimalista son de sobresaliente.


El sistema Solo Air autoajusta la presión de las cámaras positiva y negativa.

SRAM LEVEL T. Son el segundo escalón inferior de la gama Level, más económicos aún. Estos Level T destacan porque montan de serie los discos Centerline y son compatibles con las abrazaderas MatchMaker, permitiendo poder montar la maneta de cambio directamente anclada sobre la del freno (aunque nuestro montaje prescinde de ella). Durante nuestras pruebas se han mostrado a la altura de frenos con precios mucho más elevado, logrando una frenada muy potente incluso con un disco delantero de 160 mm. De hecho, ha llamado mucho la atención la capacidad de retención que han tenido, entregando todo su poder de frenada prácticamente en el momento en el que las pastillas empiezan a contactar con los discos. Las manetas también se muestran muy robustas al tacto, inspirando mucha confianza para tratarse de un freno orientado a bicis de XC.

Publicidad
Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...