Todos me dicen: “Pásate al monoplato” ¿Qué les respondo?

Los compañeros de fatigas no hacen más que decirte que te pases al monoplato, que se va mucho mejor. Tú estás indeciso y no sabes si compensa el desembolso económico. Quieres que te dejen en paz ya. ¿Qué responderles?
Yago Alcalde. www.ciclismoyrendimiento.com -
Todos me dicen: “Pásate al monoplato” ¿Qué les respondo?
Todos me dicen: “Pásate al monoplato” ¿Qué les respondo?

Es normal estar indeciso, ya que al final es un desembolso económico relativamente importante y conviene valorar correctamente los beneficios y los costes. Para empezar, es necesario tener una perspectiva sobre el uso que le das a la bici, ya que la principal ventaja del monoplato es el ahorro de peso. Si no compites, para salir con amigos, que la bici pese 200 gramos más o menos no es una diferencia por la que merezca mucho la pena hacer un desembolso importante. Otra ventaja que tus compañeros del monoplato te pueden comentar es que el mantenimiento de la bici es más fácil al quitar una serie de componentes: maneta de cambio, cables, fundas y desviador delantero. Obviamente, se puede decir que te quitas posibilidades de averías o problemas de funcionamiento. No obstante, debes valorar si tu desviador delantero te genera muchos problemas… Seguro que no.

Otra ventaja es que con el monoplato las suspensiones son más eficientes, ya que pasamos a tener un solo “tiro de cadena”, aunque hay que valorara muy bien si merece la pena realizar al inversión o esperar a cambiar de bici.

Sin embargo, sí puede tener un inconveniente: A estas alturas todavía tienes un abanico menos amplio de desarrollos, y por lo tanto, a velocidades muy bajas o muy altas no podrás pedalear a la cadencia que exactamente tu quieras. Si pones un plato muy pequeño (30 dientes ) para subir muy bien pendientes muy duras sin estar muy en forma, seguro que en una pista en bajada a más de 40-45km/h te cueste pedalear. También es verdad que a no ser que estés compitiendo, normalmente a partir de esas velocidades lo más normal es dejar de pedalear, descansar y disfrutar del paisaje. Si por el contrario pones un plato delantero para llanear y bajar mejor (34-32 dientes), es posible que en las rampas más exigentes te veas obligado a ir más atrancado o incluso a echar pie a tierra antes de lo que te gustaría. 

Publicidad

En caso de decidirte por el monoplato el consejo es que pongas un casete de 10-50 dientes para ampliar el abanico de desarrollos disponibles. Obviamente, un factor a tener en cuenta es la economía de cada uno. En este sentido, mi consejo es que te quedes con tu doble plato si no vas sobrado de dinero y que lo inviertas en otras cosas. Las diferencias que vas a notar sobre la bici no merecen la pena por el coste que supone. Por último y como usuario de monoplato he de decir que estoy encantado sobre todo por la sencillez que supone tener solo un plato. Es como si la bici fuese más simple. Aunque tiene un componente de moda, hay que reconocer que el monoplato es un buen invento.

Yago Alcalde. www.ciclismoyrendimiento.com

 

 

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...