Pulsómetro: Iníciate en este gadget

Es la herramienta más útil y asequible para ayudarte a mejorar tu forma, te avisa si te pasas de intensidad o si no llegas, te guía y hasta hay alguno que te motiva explicándote lo que estás consiguiendo con tu entrenamiento.
Juanma Montero -
Pulsómetro: Iníciate en este gadget
Pulsómetro: Iníciate en este gadget

Échale un vistazo a tu muñeca o déjate guiar por los pitidos de aviso. Tu pulsómetro te cuenta cómo tienes que entrenar, te calma los días en que te encuentras demasiado activado y te invita a ir más fuerte en esos días que empiezas el ejercicio con pocas ganas. Es el gadget más sencillo para motivarte a salir con la bici y para darte un feedback instantáneo de tu rendimiento y no solo te sirve para la bici, sino para todas las actividades físicas. A estas alturas, prácticamente todos los que se preocupan por mejorar su forma o cuidar su salud tienen ya un pulsómetro… ¿dices que tú todavía no tienes o te has aburrido del que tenías y no lo usas? Pues ponle remedio.


4 sesiones para exprimir tu pulsómetro


Tu cuentarrevoluciones particular

De alguna forma es como el cuentarrevoluciones de tu motor. Cuando tu musculatura se activa demanda más oxígeno y más nutrientes, que recibe a través de la sangre, y esto supone que el ritmo al que late tu corazón esté directamente relacionado con las necesidades de tus músculos y la intensidad del esfuerzo. La relación no es estricta en el tiempo: nada más arrancar a tope tu corazón aún no se ha acelerado y nada más terminar un esfuerzo intenso sigue latiendo fuerte. El parámetro ideal para evaluar el esfuerzo es la potencia, pero tus pulsaciones expresan muy fielmente cómo va todo ahí dentro y un pulsómetro es mucho más asequible y fácil de interpretar que un medidor de potencia.

Publicidad

Cómo lo uso

Para que ese numerito que ves en la pantalla del pulsómetro tenga algún sentido para ti, lo ideal es que te hagas una prueba de esfuerzo, así sabrás qué tanto por ciento de tu capacidad estás realmente utilizando en cada instante. Ya no es como hace años, que un test de esfuerzo era solo para los deportistas de elite, ahora los tienes desde poco más de 60 €. Te recomendamos encarecidamente que te lo hagas porque de paso podrás averiguar tu posible riesgo cardiovascular y evitar sustos, pero si no puedes o no quieres hacértelo, prueba tú mismo con un test de máximo y tendrás una idea:

► Tienes que estar descansado, asi que no la hagas el día después de un recorrido muy largo o de una ruta corta pero intensa. Necesitas una subida que te lleve al menos tres minutos completarla y un pulsómetro. Calienta a ritmo medio de 10 a 15 minutos, en la base de la cuesta, sin subir todavía, haciendo un par de arrancadas de apenas diez segundos durante el calentamiento. Sin parar, comienza la cuesta a una velocidad media-alta y mantenla durante la subida. Tus pulsaciones empezarán a subir por el aumento de intensidad que supone la cuesta. Mantén el ritmo hasta que notes que no puedes más o hasta completar tres minutos y fíjate en el pulsómetro. Llegarás a tus máximas pulsaciones al acabar o unos segundos después. Anota la cifra, que consideraremos como tu 100%.

Si estás en buena forma puede que necesites un segundo intento. Baja e inicia de nuevo la subida, esta vez aumentando ligeramente la velocidad de principio a fin.

Publicidad

A tope de vueltas

Ahora ya sabes cuál es tu máximo (FC máx.) Una “receta” para usarlo para progresar es combinar cada semana entrenamientos en los que trabajes a distintos porcentajes de ese máximo, para que puedas ganar resistencia, fuerza y velocidad de forma equilibrada. Y que sepas que tu corazón mejora con todos los deportes y esa mejora es aplicable luego a la bicicleta. Ten en cuenta que las intensidades y tiempos son diferentes en cada actividad,  por ejemplo una hora corriendo viene a ser equivalente al doble de tiempo dando pedales, cuando corres tus pulsaciones suelen subir más que cuando vas en bicicleta y por el contrario, en natación son menores porque el corazón no tiene que bombear la sangre desde abajo como corriendo o en bici, ya que la postura en el agua es horizontal.


Olvida la regla de tres y saluda a Karvonen


Analizar es de sabios

Hay pulsómetros que permiten un análisis detallado de los datos al acabar tu ruta o tu entrenamiento. Algunos descargan el archivo de pulsaciones a una app en tu smartphone con lo que no tendrás siquiera que usar el ordenador para ver cómo ha funcionado tu corazón. Compara tu frecuencia cardiaca media y máxima en los mismos recorridos y en condiciones similares, si eres capaz de hacer las mismas rutas llevando el corazón con menos pulsaciones estás entrenando de la forma adecuada y progresando.

Publicidad
Te recomendamos

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

El primer capítulo de los Jorba Brothers ya está en marcha. La primera entrega de #SC...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...