Pedales automáticos. Piérdele el miedo

Son una ventaja indudable para nuestro rendimiento y seguridad, por tres razones incontestables
Yago Alcalde -
Pedales automáticos. Piérdele el miedo
Pedales automáticos. Piérdele el miedo

Si aún montas con pedales de plataforma, hay que darle una oportunidad a los pedales automáticos por varios motivos.

El primer motivo es que en pocas salidas le vas a coger el truco a eso de sacar el pie del pedal. Es un gesto que se automatiza con relativa facilidad en cuanto se practica unas cuantas veces. Simplemente mira a tu alrededor y verás que todo el mundo se acaba acostumbrando al gesto de sacar el pie en cuanto aparece alguna dificultad.

La segunda razón por la que merece la pena la inversión es que vas a optimizar la pedalada, ya que el pedal automático te va permitir quitar más peso del pedal cuando el pie sube. Pero nos gustaría aclarar que el objetivo no es tirar del pedal sino más bien quitar peso del pedal que sube. Tirar del pedal no es efectivo por dos motivos: es poco eficiente (se gasta demasiada energía) e implica una activación muscular excesiva de algunos músculos. La pedalada correcta es aquella en la que lo principal que debemos hacer es empujar hacia abajo y simplemente no dejar la pierna muerta cuando el pedal está subiendo para no frenar el trabajo de la pierna contraria que está empujando hacia abajo.

El tercer motivo para usar pedales automáticos es que cuando se les coge el truco es una ayuda a la hora de bajar fuerte, ya que no hay riesgo de que se nos escurran los pies de los pedales. También, son una ayuda para tirar de la bici hacía arriba para superar zanjas u obstáculos imprevistos si no sabemos saltar muy bien.

Una buena idea podría ser que te compres, para empezar, unos pedales con doble cara. Estos pedales sólo tienen enganche automático por una cara, y por la otra, es un pedal normal. Además de poder usar la bici con zapatillas normales para desplazamientos cortos, siempre puedes usar el lado sin enganche en secciones complicadas hasta que cojas confianza con el enganche automático. Aparte de esto, en muchos pedales automáticos se puede regular con una llave Allen la tensión que hay que hacer sobre el muelle para liberar el pie, por lo que un buen consejo para empezar es poner la dureza del muelle al mínimo para que sacar el pie sea muy fácil.

Y por último, es imprescindible practicar el gesto de sacar el pie. No vale con simplemente salir a montar y ya está. Si haces esto, lo más seguro es que a la mínima dificultad que tengas que superar te veas tumbado en el suelo con los pies atrapados en los pedales. Si no te has hecho daño, es un tipo de caída que hasta puede ser graciosa pero que es mejor no tener que practicar. Lo ideal es que en cuanto te pongas los pedales automáticos bajes a la calle y simplemente practiques enganchar y desenganchar por lo menos 30 o 40 veces para ir automatizando el gesto. 

También te puede interesar 


Cómo montar las calas

 

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...