Comprar o vender de segunda mano: toda una ciencia

Si te planteas comprar o vender una bici de segunda mano, hay muchas dudas que te pueden asaltar. ¿Cómo pago? ¿Será robada? ¿Lo hago a través de una tienda? A estas y otras muchas preguntas damos respuesta en este artículo.
Redacción BIKE // Fotos: Iván Mateos -
Comprar o vender de segunda mano: toda una ciencia
Comprar o vender de segunda mano: toda una ciencia

Todos en algún momento hemos tenido la necesidad de vender alguna de nuestras bicis, como ayuda para comprar una nueva, por cuestiones de espacio... o comprarla, porque empezamos en el deporte y no sabemos si nos enganchará, o por una simple cuestión monetaria. En BIKE hemos buceado y trabajado en este mercado los últimos meses, realizando incluso una consulta a través de nuestra web con más de 4.000 respuestas, y los datos obtenidos nos han servido para hacer un perfil del comprador o vendedor de segunda mano, y las peculiaridades de este mercado real y existente.

 ¿COMO ES EL COMPRADOR TÍPICO? 
Más de la mitad de los encuestados ha comprado alguna vez una bici de segunda mano, el 48% una vez y un 15% más de una vez. Prácticamente las mismas cifras se repiten en cuanto a ventas, con un 64% de personas que han vendido su bici. Internet  y el boca a boca son los canales más usados a la hora de comprar la bici, mientras que internet es el más usado a la hora de venderla. La gran mayoría está satisfecho tanto con su compra (59%) como con su venta (64%).
Hay que asumir lo que nos estamos perdiendo comparado con bici nueva: confianza plena en que está en buen estado, garantías, últimas tecnologías... Comprar de segunda mano siempre implica asumir un riesgo. Hagamos que sea mínimo.

 PARA FRENAR LOS ROBOS 
>Si compras de segunda mano pide la factura de compra.
Si el vencedor no la tiene, puede que te esté mintiendo sobre la procedencia de la bicicleta. 
>Huelga decirlo: no compres material sospechoso. Por cuestiones éticas, y si eso no fuera suficiente, por cuestiones penales. Comprar robado es receptación, que puede suponer penas de prisión de 6 meses a 2 años en los casos más graves.
>Si detectas algo sospechoso en algún anuncio, precio demasiado bajo, oferta a pie de calle, alerta a las autoridades. Hoy en día hay infinidad de canales para ponerte en contacto directo con las autoridades.

Publicidad

 PARA EVITAR QUE TE TIMEN 
Si compras de segunda mano, haz siempre un contrato de compraventa
, vinculante a efectos legales en caso de surgir algún problema durante la operación. En la web www.vendomibici.es existe para descargar gratuitamente un modelo de contrato compraventa que incluimos al final de este artículo.
Mejor si es conocido
. Piensa que la mayor garantía que vas a obtener en la compra es la palabra del vendedor y la confianza que te inspire, así pues, siempre es mejor que sea amigo de alguien, o conocido de un conocido más que un perfecto desconocido.
Ojo con la distancia
. No es muy aconsejable comprar por correo a un particular si no tienes referencias claras o formas de reclamar. Si la oferta merece la pena de verdad plantéate incluso viajar para ver en persona al vendedor y la bicicleta vendida. O quedar en un punto intermedio.
Pide documentos
. Si finalmente te ves obligado a comprar a distancia, realiza un contrato compraventa y solicita fotocopia del documento de identificación del vendedor. Envíalo, y hasta que no te lo devuelva firmado, no hagas el pago.
Infórmate siempre, antes de comprar, del precio original de la bici
, para asegurarte de que la oferta es buena. La información es la enemiga del engaño.

 DECEPCIONES 
Pide la factura de compra original.
Así sabrás si el vendedor es realmente el primer comprador.
Aunque te entreguen la factura de compra, ten en cuenta que la garantía sólo cubre al primer comprador, es decir, a la persona cuyo nombre figura en la factura. Por lo tanto, la garantía para una bici de segunda mano queda anulada.
Intenta “catar” la bici antes de “soltar la pasta”.
Si puedes date una vuelta, comprueba que los frenos y cambios funcionan correctamente, que no existen crujidos extraños y holguras excesivas en la dirección, pedalier o en las articulaciones de la suspensión.
No hagas las cosas con prisa.
Desconfía de quien quiera vender a la orden de ¡ya! Evita las pulsiones, las compras compulsivas a menudo se convierten en arrepentimientos y frustraciones.
Plantéate bien lo que quieres
antes de llegar al momento en que te ofrecen la bici. Piensa antes para decidir más correctamente en el momento clave.
Ten en cuenta la mecánica
, es decir, cómo vas a poder arreglar cualquier avería, es posible que hablemos de marcas de bicis o piezas que ya no se distribuyan en nuestro país, y eso puede implicar inconveniencias. O comprar una bici-chollo cuyos repuestos son inalcanzables para nuestro bolsillo.
Ojo a las tecnologías de futuro y las tecnologías del pasado
. Lo que evoluciona más rápido tal vez tiene más riesgo de quedarse desfasado: ¿Cambios electrónicos? ¿E-bikes? ¿Comprar con rueda de 26...? 

 ALTERNATIVAS AL COMERCIO ONLINE 
Pregunta qué te ofrece la tienda.
Cuando es una tienda quien vende sí tendrás un lugar a dónde reclamar, aunque seguramente ya no garantías legales por parte del fabricante, ojo. Comprueba las condiciones de compra, si tienes derecho a revisión o reparación por defecto de montaje o ajuste.
Explora también el mercado de chollos de tiendas y distribuidores
, bicis a estrenar pero ya de fuera de temporada o que están a punto de quedarse “caducas”. A veces los precios pueden sorprender, y, si estás dispuesto a comprar de segunda mano seguro que no importa que la bici que compres no sea de “última generación”.

Publicidad

 ¿CÓMO EXAMINAR LA BICI? 
Usa tu psicología cuando hables con el vendedor
acerca del uso que se le ha dado a la bici. Las preguntas justas y atención a las respuestas, a lo que se dice y a lo que se esconde.

Lo más importante, revisa todas las soldaduras,
comprueba que no haya grietas ni síntomas de corrosión. Los puntos clave son: en la pipa, en torno a la caja de pedalier y en el cruce superior del tubo de sillín. Presta atención a estas zonas limpiándolas bien previamente.
Asimismo, huye de una bici con ruidos o crujidos no identificados.

Mira cómo están las zapatas y pistas de frenado
si es en llanta, o las pastillas del disco y el estado del disco. En primer lugar podrás comprobar si tendrás que cambiar pastillas o zapatas pronto, y además, es indicativo de la intensidad y duración de la utilización de la bici anteriormente.

La transmisión es clave,
mira el dentado de platos y coronas, comprueba que no están los dientes “afilados”. Si así fuera tendrás que empezar cambiando ya piezas (cadena y casete al menos), además, indica que el vendedor no se preocupaba demasiado de tener la bici en condiciones. Una cadena estirada probablemente te obligará a cambiarla en breve, junto con el casete y tal vez platos. Comprueba que la cadena no esté muy “trabajada”. Pon el plato grande y comprueba que entre dientes la cadena no tiene demasiada movilidad.

La bici está llena de sitios propensos a las holguras,
y no siempre se pueden ajustar. Revisa especialmente el eje de pedalier y muy especialmente las articulaciones de las dobles suspensiones Si hay holgura seguramente tendrás que cambiar alguna pieza. Una holgura de bujes, dirección o pedales tiene generalmente más fácil arreglo.

Publicidad

Vigila que la dirección no esté marcada. Gírala en vacío y comprueba que, sin holgura, gira uniforme y sin resistencias. Si está marcada y no gira suave eso va a alterar mucho la conducción, inestabilizando la bici (te cuesta ir sin manos), además es un proceso que empeora exponencialmente.
Una horquilla de suspensión o un amortiguador es una de los puntos más delicados de una bici,
por su complejidad mecánica. Es muy difícil detectar si hay pérdidas de aceite cuando te enseñan la bici, limpita y lustrosa. Prueba la bici en la medida de lo posible, y comprueba al final que no hay un rastro de aceite saliendo por las barras o el pistón. Comprueba asimismo que los reguladores de precarga, rebote, compresión o bloqueo funcionan correctamente, es decir, que hacen efecto. Llévalos a los extremos y siente las diferencias de tacto.

El estado de las cubiertas o Tubeless es mucho más obvio. Comprueba el taquedado y desgaste, aunque se trata de un componente perecedero que acabarás cambiando de una u otra forma. En cualquier caso, si ya partes de unas cubiertas en buen estado esto revaloriza la bici.
Revisa el estado de las cabezas de tornillo Allen, es un indicativo del cuidado al que ha estado sometida la bici. Una cabeza maltratada dificultará la extracción o apriete de los tornillos, y denota poco celo en el mantenimiento por parte del vendedor.


Hay puntos que reflejan las batallas de un cuadro
, como las vainas, donde los chupados de cadena, pedradas y continuo golpeo de la cadena evidencian el tipo de uso y usuario que la ha llevado. De igual modo, el roce de los cables con el cuadro pueden poner en evidencia al vendedor si te dice “apenas la he usado”.
Mira también los ojales de las llantas
. Si presentan fisuras o líneas blancas querrá decir que ya han sido sometidas a un alto grado de fatiga. Así pues su vida útil será menor y también responderán peor a los centrados.

 ¿ENCONTRAR EL CHOLLO DE TU VIDA? 
Hay que sacarse de la idea de que o el vendedor o el comprador, uno va a salir ganando y otro perdiendo. La situación más confiable es en la que ambos se benefician, puede ser un chollo para ambos.
No esperes a querer cambiar de bici para buscar oportunidades, estamos hablando de algo azaroso y fluctuante, a veces buscas algo y no aparece, y basta que no lo busques para que encuentres la oportunidad de tu vida.

Publicidad
Te recomendamos

Oxígeno y Costa Rica te invitan a un nuevo evento en la sierra de Guadarrama...

¿Sabías que este gran aliado de Nino Schurter en los circuitos se encuentra en muchas...

Control, durabilidad y eficiencia se combinan en la gama de MTB con la que la firma g...

Historia, gastronomía y muchos caminos rodeados de fértiles bosques donde poner a pru...