Mecánica: Cambio de cables

La parte más fácil de ajustar y mantener de la bicicleta es precisamente la que mayor número de ciclistas descuida. Los cables y sus correspondientes camisas piden mimos muy de vez en cuando, pero pobre de ti si los ignoras. Con un cableado en malas condiciones los buenos componentes pierden su eficacia. ¿Quieres tu bici a punto?
Jorge López // FOTOS: Gonzalo Manera -
Mecánica: Cambio de cables
Mecánica: Cambio de cables.

La tecnología es maravillosa, hoy en día existen bicicletas que no llevan cables de acero. Frenan mediante un sistema hidráulico y cambian de marcha mediante impulsos eléctricos. No obstante, el común de los mortales montamos sobre bicicletas que modifican las marchas gracias a la mayor o menor tensión de un cable. Y aunque el sistema de frenado hidráulico ya es una realidad extendida es probable que tu bici también monte frenos mecánicos. La solución para que el sistema funcione como la seda puede ser un simple engrase o quizá un cambio integral de las fundas y los cables. Descubre cómo mejorar el tacto y el funcionamiento de los componentes de tu bici.

LA DIFERENCIA ENTRE UN BUEN Y UN MAL MANTENIMIENTO ES TANTA QUE CREERÁS TENER UNA BICI NUEVA

HERRAMIENTAS

Para esta mecánica necesitaremos:
 - Cortacables.
 - Alicates.
 - Lubricante específico.

PASO A PASO


1.
Diagnosticar la causa del mal funcionamiento es importante. Cables deshilachados, oxidados, doblados o muy rígidos... La mejor manera de saberlo es extraerlo por completo.


2.
De nada sirve un cable en buen estado si la funda (camisa) está en malas condiciones. Ambas actúan en conjunto, revisa los extremos quitando los topes.


3.
Para extraer ambos componentes aflojamos la tuerca estranguladora, es importante recordar la posición inicial de las piezas para montarlo de la misma manera.


4.
Si nuestro problema se encuentra en la parte más próxima a las manetas será necesario desmontar todo el conjunto. Es un buen momento para limpiar el polvo y la suciedad.


5.
Si apreciamos un desgaste en el extremo de la camisa será suficiente con cortar (sin pasarnos) ese pequeño trozo.


6.
Para que el cable se mueva como la seda es importante abocardar el interior de la funda, de lo contrario podría desgarrarse.


7.
Lubricar (que no inundar) la camisa en su interior es imprescindible. Si notas duro el tacto de cambios o frenos prueba a hacerlo. ¡Verás qué diferencia!


8.
Una vez comprobemos que todo está correcto insertamos el tope. Estos son muy importantes ya que soportan gran parte de la carga (sobre todo en los frenos).


9.
Este paso es de vital importancia, debemos ser cuidadosos e insertar el cable con precaución para que no se deshilache.


10.
Cuando montemos todo de nuevo insertamos el pin protector en la punta del cable. Su ausencia garantiza el comienzo del fin. Y además pincha.


11.
Apretamos ejerciendo presión con un alicate, sin miedo. Por alguna extraña razón a estas pequeñas piezas les gusta perderse.


12.
La colocación de los cables en la parte delantera es importante para evitar curvas agudas que causen fricciones excesivas. Entrelaza los cables para que vayan en su sitio sin comprometer la capacidad de giro del manillar. ¡A rodar!

Te recomendamos

Así concibe la firma italiana especialista en sillines su versión para bicicletas elé...

¿Sabías que este gran aliado de Nino Schurter en los circuitos se encuentra en muchas...

Control, durabilidad y eficiencia se combinan en la gama de MTB con la que la firma g...

Historia, gastronomía y muchos caminos rodeados de fértiles bosques donde poner a pru...

Cuando quieres que tu bici sea reparada con la máxima confianza buscas al mejor profe...

Una marca acostumbrada a los éxitos deportivos como es Öhlins no podía prescindir de ...