Cómo lavar la bici

Tienes que saber que si hay un enemigo mortal para la bici, ese es el agua. Para que no acabe con la vida de nuestra amiga, aprende a lavarla.
MARCOS PÉREZ, FTO.: GONZALO MANERA -
Cómo lavar la bici
Cómo lavar la bici

 

A nadie le gusta tener la bici “hecha unos zorros”. Para que no se dé este caso es importante lavarla periódicamente, pero más importante aún es lavarla adecuadamente. Merodear por las estaciones de servicio donde disponen de hidrolimpiadoras de agua a presión es un grandísimo error, es el trato más perjudicial que se le puede dar a una bicicleta. Sí, arranca hasta el barro más pegado y queda impoluta, pero también arranca aceite, grasa... incluso los adhesivos de cuadro u horquilla. Los rodamientos de las ruedas, pedalier, dirección, suspensión trasera... se quedarán sin lubricación y se deteriorarán rápidamente.

Lavar la bicicleta con mimo es lo más adecuado, siguiendo unos sencillo pasos:

1. Limpia la transmisión con un desengrasante y un cepillo, tal como verás en este artículo. No utilices desengrasante domésticos como el KH7 o similares, procura usar uno específico para bicicletas, ya están formulados para no dañar a las gomas, los anodizados o los lacados de las pinturas.

2. Ahora aplica un buen chapuzón con agua a baja presión. Empapa toda la bici para que el agua comience penetrar en la suciedad más gorda y la vaya ablandando.

3. Hay jabones específicos para todas las partes de la bici que no son transmisión. Normalmente son en formato spray. Pulveriza toda la bici déjalos actuar unos minutos.

4. Realiza un buen aclarado a baja presión para ver cómo va quedando.

5. Si aún queda suciedad adherida, será el momento de recurrir a la combinación que nunca falla: el clásico cepillo con el cubo de agua con jabón. Igualmente los jabones domésticos tipo Fairy no son muy recomendados, ya que son complicados de eliminar por completo y dejan restos. No es la primera vez que una bici entra al lavadero frenando perfectamente y sale con problemas en los discos.

6. Aclarado final para eliminar todos los restos de jabón.

7. Es recomendable desmontar la tija y dar la vuelta a la bici para vaciar el agua que pueda haber entrado en el interior del cuadro.

8. Secar también es muy importante. Pasa un trapo o papel, preferiblemente de un tejido que no deje pelusas.

9. Antes de meter la tija de nuevo, engrasa el interior del cuadro con grasa consistente.

10. Con la bici bien seca, llega la hora de engrasar. El punto crítico es la cadena, que a su vez reparte el aceite por toda la transmisión. Si tienes dudas, recurre a la página 34 donde explicamos el proceso con detalle.

11. Con aceite de Teflón aplica una pequeña gota en los retenes de la horquilla de suspensión y amortiguador. Si tu bici es una doble suspensión, engrasa también los muelles y fijaciones de los pedales automáticos, los puntos de giro de la suspensión trasera...

Te recomendamos

La empresa británica sustituye a Movistar, promete precios asequibles y también emiti...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

El fin de semana del 3 y 4 de noviembre Málaga será la ciudad sede de los E-Bike DAY...

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...