Acabo de comprarme una bici nueva, ¿viene tubelizada?

Has leído que en sus ruedas pone “Tubeless Ready” y crees que ya ofrece todas las ventajas de esta tecnología, pero lo más seguro es que no sea así.
Héctor Ruiz -
Acabo de comprarme una bici nueva, ¿viene tubelizada?
Acabo de comprarme una bici nueva, ¿viene tubelizada?

¿Ya viene tubelizada? Es una pregunta muy frecuente a la hora de comprar una bici nueva, ya que gran parte de las bicis que se venden a día de hoy, especialmente de gama media en adelante, incluyen en el montaje de serie neumáticos marcados como “Tubeless Ready”. ¿Significa esto que la bici ya viene tubelizada? La respuesta salvo contadas excepciones, es no. Tan solo bicis de marcas selectas y de alta gama (Pivot, Niner, Yeti, por ejemplo), generalmente con unos montajes bajo pedido y realizados en tiempos muy próximos a su venta, suelen estar tubelizadas.

Desde que una bici se monta en fábrica hasta que llega a las puertas de la tienda para ser desembalada y preparada, tras haber viajado en un container por innumerables países, es normal que pasen entre un par de meses en el mejor de los casos -teniendo en cuenta de que se venda nada más llegar a la tienda- hasta quizás un año e incluso más, si es una bici en la que por cualquier motivo se ha complicado su venta.

Un sistema Tubeless o Tubeless Ready requiere del líquido sellante para funcionar correctamente y no perder aire (aunque tarde o temprano incluso con líquido suela perderse presión). El gran inconveniente de este líquido es que con el paso del tiempo se va secando y perdiendo su capacidad de retener el aire, especialmente si la bici está parada y sin rodar durante periodos prolongados, y termina aglutinándose en el fondo del neumático y formando una pelota de látex y materiales sintéticos. Por tanto, no tiene sentido montar unas ruedas 100% tubelizadas para acabar, nada más comprar nuestra bici, abriendo los neumáticos, limpiarlos por dentro y volver a rellenarlos de líquido nuevo, con el coste de tiempo y dinero que implica. Es por ello que generalmente e independientemente del tipo de ruedas y neumáticos que monte, vienen de serie con cámaras.

Publicidad

¿Qué necesito entonces?

La mayoría de los fabricantes de bicis incluyen de serie neumáticos preparados para tubelizar y así facilitarnos el proceso de conversión al sistema Tubeless Ready y no tener que invertir en un juego de neumáticos nuevos, con un coste bastante elevado. En este punto, cada marca tiene una visión distinta sobre qué resto de piezas incluyen o no con la compra de la bici.

Un sistema Tubeless Ready consta de 4 piezas:

1.El propio neumático

2.Un fondo de llanta específico para sellar el aire

3.Una válvula Tubeless

4.El líquido sellante

Lo habitual es que si nuestra bici trae neumáticos Tubeless Ready, incluya a su vez unos fondos de llanta suficientemente resistentes para sellar el aire y el líquido y evitar que se escape entre las cabecillas de los radios. También es habitual que incluyan las válvulas en una caja separada, que simplemente debemos poner en su sitio una vez hemos retirado las cámaras.

Donde no hay mucho acuerdo es en el líquido sellante, ya que no es habitual encontrarlo en la caja de accesorios de la bici, aunque cada día más marcas lo incluyen (en pequeños botes, uno por rueda) junto a los fondos y válvulas para que solo nos cueste un rato pasarnos al Tubeless.

Para saber si nuestra bici trae incluidos unos componentes u otros, no nos queda más remedio que hacer uso de la red social más habitual: preguntar a nuestro tendero o mecánico, nadie mejor que ellos sabe qué trae nuestra bici.

Publicidad

¿Y si mis ruedas y neumáticos no son Tubeless Ready?

La buena noticia es que, en general, nuestras ruedas nos servirían y no tendríamos que sustituirlas, mejor si es con orificio para válvula fina (Presta) que para válvula gorda (Schrader) ya que existen menos kits de conversión en el mercado para éstas últimas. Entonces deberíamos invertir en un kit de conversión, cuyo precio suele oscilar entre unos 25-50€, y también cambiar los neumáticos por unos Tubeless Ready, cuyo precio en este caso está entre unos 40-70€ cada uno según marca, tipo de compuestos de goma, carcasas, etc.

Lo que no debemos hacer en ningún caso es cambiar las válvulas e introducir líquido sellante si ni la llanta ni el neumático, o cualquiera de los dos, no están preparados, ya que, si hablamos de la llanta, el aire y líquido se perderán por sus orificios y las cabecillas de los radios y entre la unión con el neumático, y si hablamos de este último, tampoco será capaz de retener el aire, además de que algunos de los componentes que suelen incluirse en la composición del líquido sellante (como el amoniaco) acabará introduciéndose entre las capas de su carcasa, llegando a deformarlo y permitiendo al aire colarse entre ellas y apareciendo burbujas de aire que acaban hinchando la goma.

Publicidad
También te puede interesar

Si te ha resultado imposible montar tus nuevos tubeless, prueba esto antes de tirar la toalla y montar unas cámaras

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...