Suspensiones a punto, con el SAG adecuado a tu peso

Las suspensiones están diseñadas para trabajar con un SAG, o recorrido negativo, determinado, que las ayuda no sólo a absorber sino también a extenderse cuando lo necesitan, conservando el contacto con el terreno en todo momento. Para ajustarlo bien necesitas la presión de aire adecuada.
Iván Mateos // Foto: Alejandro Cubino -
Suspensiones a punto, con el SAG adecuado a tu peso
Suspensiones a punto, con el SAG adecuado a tu peso

 

»HERRAMIENTAS

Para hacer un ajuste de suspensiones hay dos herramientas básicas que vamos a necesitar, y ninguna más:

1. Bomba de suspensiones. Sólo una bomba específica es capaz de insuflar las mínimas cantidades de aire necesarias en cada bombeo para lograr con precisión el ajuste adecuado.

2. Cinta métrica o metro. Con el metro mediremos el recorrido total de las suspensiones, permitiéndonos calcular el SAG y su verificación posterior.

 

»PASO A PASO…

El ajuste de suspensiones se basa en el SAG o prehundimiento, el porcentaje consumido -sobre el recorrido total- sólo con nuestro peso encima, lo cual permitirá a la rueda extenderse y buscar los agujeros del camino sin perder contacto con el terreno. Se alcanza jugando con la presión del aire. Está recomendado en torno al 20-25%, según fabricante, pudiendo bajarlo al 15% para un uso más firme o aumentarlo al 30% para mayor comodidad.

1. El primer paso es conocer el recorrido de las suspensiones. El de la horquilla es el real, el que se transmite a la rueda, pero en el caso del amortiguador existe un ratio, y con escasos 5 cm de recorrido de amortiguador podemos llegar hasta 15 cm útiles en la rueda. Nos interesa el del amortiguador. Empezaremos vaciando las cámaras de aire en ambos.

2. Colocamos los diales de compresión en la opción más abierta “Open” para facilitar el hundimiento de la suspensión.

3. Sitúa la anilla de goma sobre el guardapolvos y deja caer todo  tu peso, hasta notar el tope.

4. Reintroduce la presión de aire suficiente para que las suspensiones se extiendan completamente.

5. La anilla de goma marca hasta dónde es capaz de comprimirse la suspensión. Mide la distancia entre el guardapolvos y el aro. Sobre esta medida calcula el SAG. Ejemplo: para una suspensión de 130 mm de recorrido, el SAG del 25% serían unos 33 mm.

6. Vístete tal cual sales a montar en bici y sube sobre la bici. Colócate de pie, en una posición centrada. Comprime la bici un par de veces y luego quédate en reposo. En este punto, hay que situar las anillas contra los guardapolvos, si no puedes, que te ayude alguien, sin comprimir de más la bici.

7. Bájate con mucho cuidado para no presionar las suspensiones. Las anillas de goma marcan el SAG. Comprueba que has conseguido el ajuste buscado midiendo con un metro. Añade o resta aire hasta alcanzarlo, repitiendo los pasos 6 y 7 tantas veces como sea necesario.

8. Procede de igual manera en el amortiguador. Ten en cuenta que una modificación en una de las dos suspensiones (horquilla o amortiguador) afecta al reparto de pesos, por lo que modifica ligeramente el peso que recae sobre la otra.

9. Vamos a comprobar el rebote: Comprime fuerte la horquilla y suéltala de golpe. Observa la velocidad de extensión. Si la rueda bota y se despega del suelo el rebote es demasiado rápido.

10. Realiza la misma comprobación en la rueda trasera, comprimiendo desde el sillín.

11. Regula el rebote. El punto ideal es intermedio, que las suspensiones se extiendan lo más rápido posible, pero sin ser violentas (sin que las ruedas se despeguen del suelo).

12. Algunas suspensiones tienen controles de compresión. En este caso 3 posiciones: Open para bajar (máxima sensibilidad), Medium para pedalear con control, y Firm (firme) casi bloqueo para subir. La opción intermedia es ajustable mínimamente.                             

 

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...