Ajuste y mantenimiento del amortiguador

Por suerte, “suspender” tiene unas connotaciones positivas cuando de lo que estamos hablando es de bicis de doble suspensión. ¿Llevas la tuya a punto?
MARCOS PÉREZ, FTO.: GONZALO MANERA -
Ajuste y mantenimiento del amortiguador
Ajuste y mantenimiento del amortiguador

 

» HERRAMIENTAS

1. Aceite de horquilla/amortiguador. ¿Conoces algún lubricante más específico?

2. Bomba de suspensiones. Para ajustar las presiones de tus suspensiones; recuerda que no vale una bomba cualquiera. Tiene que ser específica.

 

» PASO A PASO...

Poner a punto el amortiguador es básico para que no se “coma” nuestra pedalada pero que sí se coma todos los baches. Salvo en bicis de Descenso, los amortiguadores suelen ser de aire, y añadiendo más o menos presión conseguimos ajustarlo a nuestro peso.

1. Localiza la válvula de aire. Lo normal es que solo tenga una, así que no será difícil. Si tiene dos, localiza la marcada con un signo (+).

 

2. En este artículo te indicamos como ajustar el sag, o lo que es lo mismo, elegir la presión adecuada para nuestro peso, que permita un ligero prehundimiento cuando vamos encima de la bici. Añade la presión adecuada según lo mencionado. Un buen punto de partida es la presión recomendada por el fabricante de la bicicleta, aunque es un dato general, y conviene hacer un ajuste más fino.

 

3. Al igual que ocurre en las horquillas, en los amortiguadores podemos variar algunos parámetros en función del modelo que tengamos. Los mandos de color azul controlan la plataforma de pedaleo, que no es más que un control de la compresión, es decir, la fluidez a la que se comprime el amortiguador. Suelen tener tres posiciones: abierto, plataforma de pedaleo y cerrado. En abierto, la compresión queda liberada y la fluidez es total, por lo que es la posición más sensible y activa, adecuada para bajar. En Plataforma de pedaleo se cierra un poco el paso del aceite, de forma que la sensibilidad se ve reducida a la vez que las oscilaciones del pedaleo quedan bajo control, por lo que es la opción más recomendada para uso normal. En la posición de bloqueo, se cierra el paso del aceite y el amortiguador no se puede comprimir.

El último, con el mando de compresión en la posición de abierto, es ajustar el rebote. Parte de una posición intermedia y abre o cierra en función de comportamiento de la bici. Si el rebote es muy rápido el sillín tenderá a expulsarnos tras un hundimiento fuerte. Si es lento, no se recuperará con la velocidad adecuada para absorber el siguiente bache. Juega hasta encontrar un buen compromiso entra ambas.

 

¡TRUCO!

> La cara, bien limpita. El émbolo del amortiguador (la barra que se introduce en el cuerpo) se desliza hacia el interior pasando previamente por el retén, que protege ante la entrada de suciedad. A pesar de ello, el amortiguador está constantemente en movimiento, entrando y saliendo prácticamente en cada segundo, por lo que deberemos mantener lo más limpio posible el émbolo.

> Oliva virgen. El aceite es una vez más el protector ideal, también en el retén de la horquilla. El retén es una pieza elástica, y su labio exterior (el borde) es muy fino; el paso del tiempo y las inclemencias meteorológicas pueden deteriorarlo, resecándolo y agrietándolo como si fueran nuestros propios labios. Una forma de evitar este suceso y prolongar la vida útil del retén y por tanto del resto del amortiguador (al mantener la suciedad alejada), es aplicar unas gotas de aceite justo en la unión entre retén y émbolo. El aceite recomendable es el mismo aceite de horquillas y suspensiones, aunque también podemos emplear cualquier aceite basado en teflón. La periodicidad dependerá de nuestra frecuencia de uso y de las condiciones, desde un par de rutas exigentes a un par de semanas.   

    

 

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...