7 claves para que el barro no acabe con tu bici

Realizar un buen mantenimiento de la bici es clave para la durabilidad de los componentes, especialmente en mojado.
Jorge López -
7 claves para que el barro no acabe con tu bici
7 claves para que el barro no acabe con tu bici

1. ¡MALDITOS PEDALES!

Es para nosotros una de las cuestiones más fastidiosas. Si usas un pedal automático tenderá a colapsar de barro y dificultar la inserción de la cala. Si usas uno de plataforma se puede convertir en una auténtica pista de patinaje. ¿Hay solución? Bueno, hay medios remedios. Si usas calas busca modelos que procuren más espacio para mejorar la evacuación. Y si utilizas plataformas asegúrate de que tengan tornillos para que la zapatilla agarre lo mejor posible. En este caso tu propia experiencia será la que determine con qué te encuentras más cómodo.

2. SECADO

Hemos hecho todo bien, los guardabarros en su sitio, el cuadro protegido y el "manguerazo" reglamentario ejecutado. Aparcamos la bici y en la siguiente salida comprobamos que la cadena está oxidada, los frenos rechinan y el pedalier y la dirección se han quedado rígidos. ¿Qué hemos hecho mal? Efectivamente, nos olvidamos de secar debidamente las zonas más críticas. Una limpieza no está completa hasta que todo quede bien seco. Busca un trapo absorbente y empléate a conciencia en este paso. El óxido siempre es sinónimo de mal funcionamiento.

3. CABLEADO

El gran olvidado. En el numero anterior de la revista ya vimos como sustituir este crítico elemento (podéis encontrar el tutorial en nuestra web). El tacto de nuestro cambio y nuestros frenos (en el caso de ser mecánicos) se ve seriamente comprometido por la intromisión de micropartículas en el interior de las camisas de los cables. Una limpieza a final de la temporada de lluvias es del todo recomendable. Y un desmontaje y un lubricado periódico cuando notemos que pierde eficacia es algo que valoraremos cuando volvamos a montar. ¡Menuda diferencia!

Publicidad

4. LA HORA DEL BAÑO

Finalizada nuestra jornada es probable que las mieles de una buena comida de cuchara y una cerveza para recuperar líquidos nublen nuestra razón. Recapacita. Jamás debemos dejar nuestra pobre bici con una capa de barro. Un "manguerazo" a conciencia no lleva más de 5 minutos y nos ahorrará problemas y dinero. Si decidimos limpiarla con agua a presión (en una gasolinera por ejemplo) nunca debemos acercar la lanza a menos de 50cm. Insiste en zonas críticas como el pedalier, el cambio y la dirección. Ah! Y límpiala también boca abajo, a veces parece que está reluciente y cuando le das la vuelta te llevas una buena sorpresa.

5. ENGRASE

A nosotros también nos pasa. Tendemos a pensar: "bueno, para la siguiente me aguanta". Pero no. Lo hemos repetido muchas veces, la grasa es el único alimento que nos pide nuestra bicicleta. Una correcta lubricación es clave para un buen funcionamiento. La cadena es el elemento principal y el que sufre una mayor pérdida y será necesario engrasarla cada salida (engrasarla, no inundarla). El cambio también necesita su ración de comida cada poco (se ve a simple vista). Otros elementos como la dirección, los bujes y el pedalier se engrasan con mayor periodicidad pero resultan igualmente importantes. Si no sabemos (o no queremos) desmontarlo por nuestra cuenta podemos acudir a un taller especializado, es una operación barata y realmente importante.

6. HERRAMIENTAS

Por último debemos saber que existen herramientas específicas para la limpieza de la bici que se vuelven muy útiles cuando hay barro de por medio. Una buena escobilla para limpiar la zona de los piñones o un kit limpiacadenas son realmente baratos y nos hacen la vida mucho más sencilla. A medida que experimentemos y a base de limpiar y limpiar nuestra bici nos daremos cuenta de que en toda la operación no tardaremos más de 10 minutos y que los costes de no llevarlo a cabo al final supondrán una inversión de tiempo mucho mayor. Invierte en diversión y ahorra tiempo y dinero.

Publicidad

7. FRENOS

Con el agua los frenos pierden eficacia. Además de limpiarlos bien cuando terminemos de montar os dejamos un consejo para quien quiera un mejor funcionamiento. Por lo general las pinzas de freno vienen montadas con pastillas orgánicas. Estas tardan más en alcanzar temperatura y ofrecen un rendimiento menor. Podemos preguntar en nuestra tienda por unas metálicas o semi-metálicas, en determinados momentos son un poco más ruidosas pero ofrecen un tacto mucho más directo.

A tener en cuenta:


Que no se seque: Una de las peores cosas que puedes hacer es dejar que el barro se seque sobre tu bicicleta, quitarlo de las zonas pequeñas será más complicado. Para hacerlo es mejor que vuelvas a humedecerlo.


Ropa adecuada: Es obvio, pero si vas a salir a jugar con el barro equípate de manera conveniente. Sobre todo te recomendamos que protejas bien tus pies y tus ojos. Ya lo entenderás pequeño Padawan.

Publicidad
Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...