Mejora tu equilibrio. Primer ejercicio

Todo lo que necesitas para este ejercicio es una superficie llana, tu bici, ¡y un poco de agua en el bidón!
admin -
Mejora tu equilibrio. Primer ejercicio
Mejora tu equilibrio. Primer ejercicio

Dibuja en el suelo dos "donuts" que se toquen o un lazo en ocho como hemos hecho nosotros. Una botella de agua grande es el "lápiz" perfecto ya que sólo marca el suelo temporalmente y además te servirá para hacer más ejercicios de equibrio. Estos ejercicios te servirán para hacer giros cerrados en los dos sentidos, que pondrán a prueba tu sentido del equilibrio. Usa un desarrollo suave e intenta girar, cuando ya tengas más práctica, sin tocar los frenos, a ver si puedes controlar bien tu velocidad. Muchos sólo trabajamos coordinadamente con un hemisferio del cerebro, es normal que tengas un lado de giro bueno en función de si eres zurdo o diestro y este ejercicio, por sencillo que parezca, estimula esa parte desentrenada. Además aprendes a interiorizar la capacidad máxima de giro de la horquilla de tu bicicleta y de paso probarás las cualidades de adherencia de tus neumáticos en estos giros. Es preferible que lo hagas en un terreno plano, regular y un poco deslizante, es decir, arena seca o grava fina, por lo que el típico parque de barrio será el escenario perfecto para desarrollar tu sentido del equilibrio.

1- Empieza por la zona de enlace entre los bucles, con un dedo en cada maneta de freno y a una velocidad adecuada, más bien reducida.
2- Abrete levemente sin alejarte en exceso de la línea trazada.
3- Acompaña con la mirada la línea y calcula el espacio necesario para que la rueda trasera no pise. Imagina que el interior del lazo está vacío e intenta pasar lo más al borde posible, como si te estuvieras asomando.
4- Con más práctica lo podrás hacer sin frenos, pero por el momento aprovecha la estabilidad que otorga la deceleración de los frenos. Frena suavemente y acelera con los pedales, para corregir una excesiva inclinación.
5- Vuelve a ceñirte lo más posible al "borde".
6- Ahora en la recta de enlace acelera un poco más y pasa por el cruce.
7- Es el momento de ver si eres ambidiestro, verás que en un sentido u otro te cuesta más hacer girar la bici con precisión y soltura.
8- Recuerda que la deceleración y aceleración controlada aportan un plus de estabilidad si no haces derrapar a la bici. Es de gran ayuda sobre todo cuando giramos hacia el "lado malo".
9- No pierdas de vista la línea, ahora haz una vuelta rápida y otra muy lenta.

Truco
La línea es una referencia muy útil para hacer ejercicios de técnica. Trata de hacer una vuelta por fuera de ella a más velocidad, otra vuelta por dentro de ella a muy reducida velocidad y una tercera poniendo especial atención en que la rueda delantera no deje de pisarla. Sin darte cuenta estarás adquiriendo percepción de la adherencia e inclinación, equilibrio y capacidad de concentración dinámica.

MEJORA TU EQUILIBRIO. SEGUNDO EJERCICIO

MEJORA TU EQUILIBRIO. TERCER EJERCICIO

MEJORA TU EQUILIBRIO. CUARTO EJERCICIO

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Si ya caíste en la tentación de las bicis eléctricas, seguro que te seduce el Outland...

¿Quieres una buena dosis de adrenalina? ¿Te atreves a darle un giro a tus salidas hab...