Lux, la bici "World Cup" de Canyon que impresiona

Diseñada para las carreras de Cross Country y Maratón, y totalmente innovadora, más rápida y más ligera. Así es la nueva Lux de Canyon
Mountainbike para Canyon -
Lux, la bici "World Cup" de Canyon que impresiona
Canyon Lux

Totalmente nueva, totalmente diseñada para las carreras de Cross Country y Maratón, y totalmente innovadora. Canyon ha sorprendido con el nuevo diseño de la Lux, más agresiva en formas y con todas las nuevas tecnologías del mercado, dando como resultado una bici más ligera y rápida.

Y llegó el momento

Es habitual en la industria ver cómo las bicis se renuevan cada 2-3 años. La Lux de Canyon sin embargo, presentada hace 5 temporadas, se ha visto prácticamente inalterada hasta la actualidad. Y transcurrido todo este tiempo en el que la hemos visto alzarse con títulos internacionales en Campeonatos del Mundo de Maratón además de participar en los circuitos de Copa del Mundo, había llegado el momento de actualizarla a los nuevos estándares tecnológicos.

Y llegado este momento, Canyon no entiende de “retoques”, sino más bien de reforma completa, y puestos a modificar la Lux han realizado un trabajo exhaustivo para revisar hasta el último pilar fundamental de la bici, dando un giro de 180º para crear un cuadro completamente nuevo.

Be water, my friend

Y en este nuevo diseño el equipo Canyon Topeak Factory Racing liderado por Alban Lakata (3 veces Campeón del Mundo de Maratón), ha desempeñado un papel fundamental. ¿Algo imprescindible en una bici de Maratón? Además de que sea ligera y reactiva a la hora de pedalear, que se puedan llevar dos botes de agua y de gran tamaño a ser posible. "llevar dos bidones de agua grandes, esto nos ahorra mucho tiempo en los avituallamientos, además podemos hacer un entrenamiento normal de 3 horas sin preocuparnos del agua"... son las palabras de Lakata. Dicho esto, todos a trabajar en el departamento de ingeniería de Canyon en Koblenz.

Y el resultado de esta idea ha sido mover el amortiguador de su anterior ubicación, junto al tubo de sillín, al tubo superior, muy en línea con este. Este nuevo diseño permite ahora que el tubo de sillín quede libre para el segundo portabidón, y unido a las formas del cuadro junto al pedalier, otorga suficiente hueco para alojar aquí un bidón grande sin necesidad de sacrificar el sloping del cuadro. Además, para que los diales y válvula del amortiguador no interrumpan al bidón principal, se ha diseñado un sistema de guiado de cable directo e interno que viaja hasta el amortiguador de forma prácticamente invisible.

RockShox y Fox han colaborado para modificar las palancas de control de rebote para poder acceder a ellas fácilmente sin necesidad de ninguna herramienta o prolongador. El nuevo sistema de suspensión se ha diseñado para ser eficiente y cómodo a la vez, características que ya presentaba el anterior modelo Lux, ahora con una mayor sensibilidad inicial, y diseñado exclusivamente para transmisiones monoplato.

Por este motivo el cuadro carece de anclajes para desviador y de su guiado de cable, aprovechando par hacerlo más ligero.

Peso pluma, imprescindible

Todo este diseño además permite una rebaja de peso sustancial en la Lux, ya que al estar amortiguador y tubo superior en línea, se requiere menos material de refuerzo para asegurar la misma rigidez y precisión de funcionamiento, recibiendo menos estrés de cargas cuando se encuentra en pleno funcionamiento. 1.662 g es el peso del cuadro de la versión SLXF (talla M, sin amortiguador), la más elitista de las dos que se fabrican. La otra versión, SL, declara un peso de 1.852 g.

Ambos están fabricados en carbono de alto módulo y su punto común es la pequeña bieleta que estrenan, construida de aluminio y con un tirante de refuerzo de acero en su interior. El porqué de estos materiales es debido a que el carbono, en una pieza de tamaño tan reducido, no ofrecía las mismas características en cuanto a rigidez. De paso, permite instalar los rodamientos directamente en ella (sobre el metal) y no sobre el cuadro (de carbono), minimizando el riesgo de dañar el carbono al tener que sustituirlos o al desmontarlos para hacer los mantenimientos. Con todo ello, el peso se ha reducido de 112 a 42 g, haciendo que el sistema de suspensión en conjunto se aligere 144 g (un 38%) respecto a la versión precedente.

Nuevos estándares

Canyon no quiere quedarse atrás ni un ápice en materia de estándares, y es por ello que ha introducido el anclaje Flat Mount en el freno trasero, más que pequeño que un Direct Mount normal, una opción a la que cada día se recurre más en bicis de XC y Maratón además de ser la opción preferente en bicis de carretera y Gravel.

Además de aligerar peso, consigue liberar a los tirantes “Flex Stays” de cargas, ya que la función de estos es precisamente flexar para actuar como un punto de giro más de la suspensión y lograr alcanzar los 100 mm de recorrido. No obstante, el anclaje trasero es compatible con frenos Direct Mount, y se podrán montar discos de 140 o 160 mm.

El amortiguador posee una medida métrica y es bastante largo para tratarse de una bici tan ligera y compacta como esta, con lo que logran una mayor sensibilidad inicial y mayor fiabilidad en el amortiguador, al necesitar menos presión.

También han introducido el cierre Quixle presentado en sus hermanas Spectral, ocultando la palanca en el interior del eje cuando no es necesaria, y han diseñado un guiacadenas minimalista de tan solo 4,6 g que evita que la cadena caiga hacia el cuadro, además de ser ajustable desde 30 a 38 dientes, además de un protector de vainas muy silencioso y absorbente de 8,2 g de peso.

Limpia y de formas discretas, el cuadro cuenta con un cableado completamente interno, con unas fundas de plástico flexible que recorren la transición entre la zona del pedalier y las vainas, permitiendo deslizar tanto la funda del cable de cambio y el latiguillo del freno trasero, facilitando esta tarea y ahorrando tiempo y esfuerzo. El protector del tubo superior Impact Protector Unit sigue presente para evitar que el manillar pueda dañar el cuadro en caso de caída.

Geometría "familiar"

¿Geometría nueva y arriesgada o mejor apostar por todo un éxito en el mercado? Bajo esta premisa, Canyon ha desarrollado la geometría de la Lux basándose en la de su hermana Exceed rígida, a día de hoy todo un éxito en Canyon ya que la crítica por parte de usuarios y corredores ha sido más que positiva, y no solo para un uso puramente XC, sino también para Maratón. Así, una vez consumimos el sag de las suspensiones (entre un 20 o un 25% de sag según si queremos un comportamiento más firme y de XC o más juguetón y cómodo), la geometría de la Lux es milimétricamente similar a la de la Exceed, permitiendo cambiar entre una bici y otra sin que prácticamente nos demos cuenta. Por eso la Lux SLX “en reposo” tiene un ángulo de dirección 0,5º más vertical (70º), que se convierten en 69,5º en posición de pedaleo, exactamente los grados que presenta la Exceed. Respecto a la Lux precedente, se ha alargado su Reach (longitud del triángulo delantero) en 20 mm, las vainas se han acortado 15 mm (ahora de tan solo 435 mm).

Antes mencionábamos el nombre SLX y conviene incidir sobre este aspecto, ya que en los modelos SL esta geometría es exactamente 0,5º más abierta (69º de dirección por tanto), ya que todos los modelos que montan este cuadro (los 4 más económicos) montan horquillas de 110 mm (frente a los 100 mm de las SLX), dado que Canyon opta por orientar más estos modelos a un uso Maratón, beneficiándose de un extra de comodidad en el tren delantero además de un poco más de control bajador, ya que las bajadas en las carreras maratón suelen ser más largas y a menudo, sin posibilidad de haberlas ensayado una y otra vez.

Lux en cifras

3 fases. Los 100 mm de la suspensión trasera tienen un comportamiento que se diferencia en 3 etapas: 1, sensibilidad inicial. 2, estabilidad en el recorrido intermedio. 3, progresividad final, para evitar hacer tope.

2. La cifra en kilos que no llega a alcanzar el cuadro SLX con amortiguador, su cableado interno y las pequeñas piezas metálicas (cierre sillín, puntera de cambio…).

63% menos de peso en el sistema de suspensión al completo, como resultado del rediseño.

38% menos de peso en la bieleta respecto a la Lux anterior.

53% menos de peso, en las partes metálicas que refuerzan el cuadro.

8,2 g. El peso del protector de vaina.

4,6 g. El peso del minúsculo guiacadenas.

435 mm, su reducida longitud de vainas.

80 mm. La longitud de potencia que montan todos los modelos.

34. Los dientes de plato que montan todos los modelos, además, 5 de ellos con transmisión de 12 velocidades.

800 ml. La capacidad de los bidones de agua que podemos utilizar, más de 1,5 litros en total.

2 corredores subiendo al pódium con ella en Copa del Mundo: Pauline Ferrand y Mathieu Van Der Poel.

6 modelos a tu disposición

6 son los modelos que Canyon tiene a la venta a través de su web www.canyon.com, 4 de ellos de la gama SL y 2 de la gama SLX. Con un rango de precios que va desde los 2.599€ del modelo CF SL 6.0 a los 5.999€ del modelo CF SLX 9.0 Race Team, con un peso declarado, tija telescópica incluida, de 10 kg. Estos son los modelos:

LUX CF SL 6.0 Pro Race. 2.599€

LUX CF SL 7.0 Race. 2.999€

LUX CF SL 8.0 Pro Race. 3.699€

LUX CF SL 8.0 Race Team. 4.599€

LUX CF SLX 9.0 Pro Race. 5.599€

LUX CF SL 9.0 Race Team. 5.999€

Más información en www.canyon.com