Publicidad

Cuando RockShox ganaba en la Paris Roubaix

En 1992 Gilbert Duclos-Lasalle y Greg Lemond montaban prototipos de horquillas de suspensión RockShox en sus bicis para hacer frente al pavé de la dura clásica. El francés consiguió hacerse con la victoria, y Lemond acabó en un meritorio 9º puesto. Luego la marca incorporó modelos de carretera a la serie durante varios años...
Foto: Graham Watson-Ciclismo a fondo -
Cuando RockShox ganaba en la Paris Roubaix

Cuando a principios de los años 90 RockShox ya había desarrollado sus primeras horquillas de suspensión para un deporte en auge, el mountain bike, algunos equipos de carretera, los más innovadores, empezaron a masticar la idea de poner suspensión en las bicis para superar con mayor comodidad carreras de alta dureza como la Paris Roubaix y sus terribles sectores de pavé. El equipo Z del norteamericano y ganador de tres ediciones del Tour de Francia Greg Lemond apostó por la idea, y así en la línea de salida de la Paris Roubaix del año 1992, su bici, al igual que la de su compañero de equipo Gilbert Duclos-Lasalle montaban prototipos de RockShox (por entonces Rock Shox, por separado) con los que esperaban hacer frente a los tramos de pavé con mayor ventaja sobre los rivales. 

El caso es que la cosa funcionó y Duclos-Lasalle conseguía imponerse escapado en Roubaix ante el delirio del público francés, mientras que el norteamericano, luchando en el sprint del pelotón por el tercer puesto finalizando en una excelente 9º plaza, su segundo mejor resultado en esta carrera tras el 4º del año 1985. 

Esto puso en el mapa a RockShox en una nueva escena, y la marca americana desarrolló esta horquilla durante dos años más para presentarla en la serie por vez primera en la colección de 1995 con el nombre de Paris Roubaix

 

Este primer modelo contaba con puente atornillado a las barras, al estilo de la mítica Mag 21 de montaña, y funcionaba, como ésta, con mecanismo de aire a presión y amortiguación por aceite. Con botellas y puente de magnesio, y tornillería de titanio, además, Rock Shox se vió obligado a desarrollar un mecanismo de bloqueo externo, algo vital en carretera, y que luego también llegó a las horquillas de mountain bike. En cuanto al peso, la horquilla estaba casi en la barrera del kilogramo, 1,04 Kg declarados

Las horquillas de carretera se mantuvieron en el catálogo de RockShox el resto de la década, con un rediseño en 1997, apareciendo una esbelta horquilla ya con puente y botellas integradas que a partir de 1998 pasó a llamarse Ruby

 

En el año 1997 se presenta la versión “city” de la Ruby, la Ruby Metro, y la versión de carretera se mantenía, aunque sin mucho éxito comercial en un mundo, el de la carretera, siempre bastante reacio a incorporar innovaciones tecnológicas (sólo hay que fijarse en el tiempo que se ha tardado en empezar a aprovecharse de las ventajas de los frenos de disco). 

Finalmente en el año 2001 ya no aparecía ninguna horquilla de carretera en el catálogo Rock Shox, heredando su desarrollo los modelos city y trekking, que pasaban a llamarse simplemente “Metro”.

Te recomendamos

Los que tengáis en mente la Ninety-Six en su versión 6000 (la bici del gran José Anto...

Probamos la tope de gama de la marca alemana para trail...

Descubre la Canyon Torque Pro 2018, el nuevo modelo gravity de Canyon...

Es probable que no te haya sucedido nunca y puede que si sólo utilizas tu bicicleta p...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.