Publicidad

Lapierre ProRace 2018, armonía de conceptos

Despejar la incógnita de cómo añadir algo de comodidad a una estructura que en sus estándares solo mira en pro del rendimiento, pero sin afectar a este, es lo que logra Lapierre con su última versión para Cross Country.
Carlos Morcillo -
Lapierre ProRace 2018, armonía de conceptos
El fabricante de Dijon introduce un toque de confort a un cuadro rápido y reactivo de Cross Country.

La ProRace es la primera bicicleta de MTB a la que la marca francesa incorpora un sistema ya probado en el modelo Pulsium de carretera. Tecnología originada en 2014 con magníficos resultados sobre el terreno. Pues supone una clara asistencia en zonas como la famosa París-Roubaix, protagonista en el Tour de Francia. Nos referimos al SAT, siglas de lo que esta marca francesa ha bautizado como Shock Absorption Technology.

La tecnología SAT se sitúa en el tubo diagonal superior, el cual se encuentra “partido” en su tramo final junto al tubo del sillín. Espacio cubierto con una pieza de elastómero que, gracias a las propiedades flexibles del carbono, proporciona un buen margen de maniobra a la hora de absorber los impactos.

Al igual que en el modelo de carretera, en la PorRace este sistema no supone ni mucho menos una suspensión, por lo que no tendremos la desventaja de perder eficiencia en el pedaleo, y si favorecernos de un extra de comodidad y control en zonas muy técnicas o cuando llevamos largas horas sobre la bicicleta.

El motivo del elastómero que une ambos extremos del tubo es más estético que funcional. Pues si en una primera instancia preserva que ambas partes del carbono choquen en el caso de una absorción muy brusca, este supuesto es bastante improbable teniendo en cuenta la rigidez de las fibras de carbono, ya pensadas para soportar terrenos muy abruptos.

El rebaje en la parte baja del tubo del sillín, junto con los tirantes, son las zonas de máxima flexión del cuadro. Haciendo posible la magia del sistema SAT.

El cuadro, el cual en talla M alcanza un peso de 1.070gr, presenta una tapa debajo de la caja del pedalier para integrar la batería del grupo de transmisión electrónico Di2; detalle heredado también de las versiones de carretera de Lapierre.

Otro detalle es la posibilidad de incorporar mediante tornillos un guía cadenas de fabricación propia, el cual tiene espacio para integrar un eslabón Powerlink de repuesto.


VERSIONES

La ProRace aparecerá en tres montajes compartiendo un mismo cuadro. La tope de gama será la 929, con una selección de componentes “Premium” como la horquilla RockShox SID WC, transmisión SRAM Eagle XX1 y unas ruedas de carbono de fabricación propia.

La 729 será la intermedia con horquilla RockShox SID RL, SRAM Eagle X01 y ruedas Mavic Crossmax Elite 29”.

La opción más económica será para la 629, con horquilla RockShox Reba RL, SRAM NX 2x11 y ruedas Mavic CX421.

Más información en www.lapierrebikes.es

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.