Publicidad

Ritchey fiel al acero

La fiebre del carbono no arruga a los sólidos principios del mountain bike en una marca de culto.
Carlos Morcillo -
Ritchey fiel al acero
Ritchey fiel al acero.

Si hablamos de una marca que proceda de los albores del mountain bike muy probablemente nos venga a la cabeza Ritchey. Cuyo fundador Tom Ritchey, comenzó allá por los 70  a modificar los tradicionales cuadros de bicicletas en estructuras más sólidas, capaces de soportar  terrenos más agresivos, los Trails de California. Si ahora pensamos de nuevo en una marca que mantiene ese espíritu hasta nuestros días… ¡bingo! el señor Tom Ritchey vuelve a aparecer en nuestras cabezas.

1994.Thomas Frischknecht en la Copa del Mundo Grundig Madrid. Foto Julio Vicioso.

La firma norteamericana, que en los 90 irrumpía en la Copa del Mundo con sus míticos cuadros tricolores, (modelos como el P-22, P-23 o el P-20; y  montados por nada menos que Ruthie Matthes, Henrik Djernis o Thomas Frischknecht), se mantiene fiel a sus orígenes encauzando su I+D por otro camino, el cual mantiene viva la tradicional construcción de cuadros de acero.

VER GALERÍA RITCHEY P21:

Ahora, en un momento donde es imposible ver en la Copa del Mundo un cuadro que no sea carbono, Ritchey ofrece otra opción, quizás para los más nostálgicos o puristas del MTB. Sus modelos año tras año no dejan de adaptarse a la última tecnología ofreciendo valiosas propiedades como una extraordinaria rigidez y dureza, propiedades que en ocasiones se desvirtúan en las nuevas construcciones de esta industria.

En BIKE tuvimos la fortuna de probar en 2012 uno de los modelos de la familia más carismática, la P-29, que plasmamos en una prueba del número 249 junto a este vídeo que rescatamos.

En acción vemos el cuadro de acero diseñado por el propio Tom y equipado con una horquilla rígida Carbon WCS de fabricación propia, que dotó a la prueba de todos los ingredientes para vivir el encanto de las sensaciones más primitivas de este deporte.

Ritchey P-29 del 2012 al detalle. Fotos Gonzalo Manera.

La P-29 que se puede ver en el vídeo pesaba 10,260kg, su cuadro era de acero de triple espesor, montaba una transmisión Shimano Deore XT y ruedas Ritchey Vantage II de 29”.

Te recomendamos

Hemos tenido la oportunidad de estar con Tomi Misser en el #skodacampus y hemos habla...

Si te estás preguntando por qué las bicis eléctricas están tan de moda, intentamos re...

Viajamos hasta Italia para asistir a la presentación de la primera eléctrica de LIV e...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.