Publicidad

Chicas, ¿por qué un sillín especial?

La principal diferencia entre chicos y chicas en una bici es cómo se produce el contacto entre nuestro cuerpo y el sillín.
Yago Alcalde. www.ciclismoyrendimiento.com. Infografía: SQlab -
Chicas, ¿por qué un sillín especial?
Chicas, ¿por qué un sillín especial?

Los sillines fueron, desde los primeros tiempos, el primer accesorio que se creó específico para la mujer, incluso antes de aparecer las primeras gamas de mountain bike específicas de chica. ¿Por qué? Por un lado, la pelvis de las mujeres es más ancha, por lo que la distancia entre los isquiones (huesos de la pelvis sobre los que nos apoyamos) es algo mayor.

Por este motivo, las mujeres suelen encontrarse más cómodas con sillines un poco más anchos, ya que les permiten apoyar mejor los huesos y de esta forma liberan la zona genital de presión.

Por otro lado, la propia anatomía de los genitales también supone una diferencia en cuanto a la elección del sillín. Por muy bien que apoyemos los isquiones sobre el sillín, siempre vamos a tener cierta presión en la zona perineal. Y aquí es donde está la diferencia. En los chicos, la presión se sitúa en la base de los testículos, una zona que aunque es sensible tolera cierta presión sin mayores complicaciones. En las mujeres, no es difícil que la presión se sitúe directamente en la zona vaginal, lo cual es bastante molesto y suele causar dolor.

Por desgracia, muchas chicas no llegan a aficionarse a la bici precisamente por estas molestias. Creen que les sucede a todas las chicas y directamente deciden que no les merece la pena el sufrimiento. También hay muchas chicas que no pueden montar dos días seguidos en bici porque se les queda la zona dolorida. Todas estas molestias son fácilmente evitables si se utiliza un sillín específico de chica que esté bien colocado sobre la bici, es decir, con la altura, el retroceso y la angulación correcta.

Al respecto, indicar que las chicas se sienten mucho más cómodas cuando la punta del sillín apunta ligeramente hacia el suelo, es decir, cuando el sillín no está horizontal.

Una forma que tienen muchas mujeres de sentarse sobre el sillín para ir cómodas consiste en sacar el trasero por detrás del sillín para evitar la presión en la zona del perineo. Aunque puede ser una solución temporal, esta colocación tan retrasada sobre la bici suele generar otros problemas: el manillar se queda muy lejos y no se pedalea sobre los pedales sino más bien sobre la rueda trasera. Además, se aumenta el rozamiento de los muslos sobre el sillín.

Además del sillín, la otra diferencia que encontramos entre las bicis de chico y las de chica es la longitud de la potencia, que suele ser más corta en bicis de chicas que de chicos. Esta adaptación suele ser bienvenida por las chicas, ya que por su forma de sentarse sobre el sillín (más retrasadas que los chicos), acercarles un poco más el manillar al sillín hace que la posición sea más confortable.

Texto: yago Alcalde. www.ciclismoyrendimiento.com


También te puede interesar

¿Por qué una bici específica de chica?


 

Te recomendamos

Así es el nuevo casco de Fox, el Flux, que llega en dos versiones, una de ellas con s...

Tú ya tienes la motivación para entrenar. Lo que necesitas son las herramientas más p...

El Polar V650 ahora muestra tus segmentos de Strava y se entiende con el novedoso sen...

Los que tengáis en mente la Ninety-Six en su versión 6000 (la bici del gran José Anto...

La firma francesa tiene claro que su material y personal puede con todo, y lo quiere ...

Probamos la tope de gama de la marca alemana para trail...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.