Publicidad

Bicis eléctricas, todo lo que debes saber

Si te estás preguntando por qué las bicis eléctricas están tan de moda, intentamos resolver todas tus dudas
Mountainbike.es para Motocard -
Bicis eléctricas, todo lo que debes saber
Bicis eléctricas, todo lo que debes saber

Las bicicletas eléctricas son uno de los segmentos que más adeptos está ganando en los últimos años. La gran evolución tecnológica en los motores y baterías ha permitido la llegada de todo tipo de bicis eléctricas. Hemos contactado con Motocard para saber porqué están creciendo en popularidad.

Las ventajas de una bici eléctrica

Una bici eléctrica nos permite realizar más kilómetros con el mismo esfuerzo. Esto le da una nueva dimensión a nuestras salidas, haciendo de ellas una experiencia nueva: podemos hacer rutas el doble de largas y seguir ejercitándonos por igual.

Y esto hace que cualquier tipo de usuario sea bienvenido al mundo de las bicis eléctricas. Desde el ciclista consumado que quiere llegar más lejos en el mismo espacio de tiempo, hasta el aficionado que busca una mayor diversión.

Las bicis eléctricas también abren un nuevo camino a aquellos que siempre han querido moverse en bici pero sufren de problemas patológicos, o bien como primer paso para romper con el sedentarismo. En definitiva, es una nueva manera de hacer ciclismo con muchos nuevos adeptos.

Tipos de bicis eléctricas

Existen diferentes tipos de bicis eléctricas, ya que se clasifican según la manera que entregan la potencia, independientemente de si disponen de motor central (integrado en el cuadro) o en el buje de la rueda. Existen tres tipos: pedelecs, s-pedelecs y e-bikes.

Las Pedelecs, del inglés Pedal Electric Cycle (bicicleta eléctrica con pedales), se trata de bicicletas eléctricas con pedaleo asistido. Es decir: cuando pedaleamos recibimos un extra de potencia proveniente del motor. Esta potencia se puede ajustar en la mayoría de modelos, pero todos ellos están limitados a una velocidad de 25 km/h.

Las S-Pedelecs o ‘Speedy Pedelecs’ son versiones más potentes que las pedelecs convencionales. El método de propulsión es el mismo (pedaleo asistido), pero con una velocidad máxima limitada a 45 km/h.

Finalmente, las E-bikes entregan la potencia directamente a la transmisión, sin necesidad de pedalear. Por ello disponen de acelerador y tienen la velocidad limitada hasta 45km/h.

El pedaleo asistido (pedelecs) es quizá el sistema más extendido de bici eléctrica. Y lo es por una razón: con el pedaleo asistido el riesgo de quedarse sin batería es bajo, ya que el motor deja de entregar potencia a más de 25 km/h o 50 km/h entre las S-pedelec. Por tanto, tenemos un sistema que nos ayuda en las subidas mientras que se desconecta para ahorrar energía en las bajadas.

Además, con sistemas pedelec la entrega de potencia es neutral. Esto quiere decir que no notaremos el empuje del motor; la sensación de potencia queda integrada en nuestro pedaleo. Y en todos los tipos de motorización se suele modular el nivel de asistencia, de manera que controlamos si el motor funciona al 20% de su capacidad, por ejemplo, o al 100%.

¿Cómo elegir una bici eléctrica?

Para muchos usuarios la principal cuestión a la hora de escoger una bici eléctrica es su autonomía. Actualmente, la mayoría de modelos disponen de baterías de cerca de 800W, ya sea en un sistema de batería doble o única. Esta batería puede estar integrada o no en el cuadro, pero su autonomía depende de un simple factor: nuestra cadencia. Cuando mayor es nuestro ritmo, menor autonomía tendremos.

Otro motivo de preocupación es el peso. La evolución tecnológica hace que el peso de las bicis eléctricas actuales sea contenido. Un modelo estándar de MTB, por ejemplo, pesa entre 19 y 21 kilos, esto significa que son solamente unos 7 o 9 kg más de peso respecto a una bici convencional. Si buscamos entre los modelos más avanzados del mercado podemos encontrar hasta bicicletas por debajo de los 15 kilos.

Como la mejora es constante en baterías, motores y pesos, las diferencias entre los modelos de un año a otro son muy notables. Es mejor apostar por lo más nuevo en el mercado si queremos notar una mejora de las prestaciones. Y lo mejor es que, al crecer el segmento eléctrico, se han diversificado las opciones y ahora se pueden encontrar modelos más económicos que nunca, con precios alrededor de los mil euros.

De la ciudad al MTB

Si antes estaban enfocadas a un uso por ciudad, ahora las bicis eléctricas se han expandido, llegando a la carretera y a la montaña. De hecho, las pedelec de MTB es el segmento que más está creciendo actualmente. Dentro de las e-MTB existen modelos tanto hardtails como de doble suspensión. Por tanto, podemos practicar enduro, cross-country, all mountain, trail… todas las disciplinas que queramos.

Las marcas también siguen apostando por modelos urbanos que aportan un plus de comodidad a sus usuarios. Además, ya hay disponibles modelos plegables que gracias a su compacto tamaño se pueden almacenar en armarios o caben dentro de transportes públicos.

En resumen, las bicis eléctricas están muy lejos de ser un vehículo motorizado. Con ellas podemos seguir practicando ejercicio, sea para mantenernos en forma o para fomentar los hábitos saludables, y con ese punto de diversión que sólo una bicicleta es capaz de ofrecer.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.