Publicidad

Pedales automáticos: trucos para aprender a usarlos

Los pedales sólo llegan a ser "automáticos" de verdad cuando el gesto de utilizarlos se automatiza. Antes hay que acostumbrarse, pero no es difícil.
Juanma Montero. Fotos: Paloma Soria -
Pedales automáticos: trucos para aprender a usarlos
Siempre hay una primera vez para usar pedales automáticos

Cuando agarras tu mountain bike lo que quieres es montar y disfrutar, ¿verdad? No te apetece ponerte con ejercicios, pero hay veces que rentan tanto unos pequeños movimientos que no nos debemos plantear obviarlos porque el resultado final, a medio plazo, será un mayor disfrute, más seguridad, mayor confianza y más control. 

1.El gesto correcto: Lo primero es mover los pies de la forma correcta tanto para conectarse como para desconectarse. El enganche se aprende mejor con el sillín un poco bajo y colocando el pedal que vamos a enganchar en el punto más bajo de su recorrido. Tómate el tiempo de probarlo para tener claro qué hacer exactamente. 

-Con un pie apoyado en el suelo dirige la punta del otro pie de atrás adelante hacia el pedal. Tienes que pisarlo con el metatarso, la zona del antepié, donde están puestas las calas. Primero se apoya ligeramente la punta de la cala en el mecanismo del pedal, notas que hace un pequeño tope y entonces tienes que bajar el talón con fuerza. Un sonoro clac confirma que te has enganchado. Si te cuesta, afloja el tornillo de tensión, en la parte de atrás del pedal, para hacer la entrada más fácil. 

-Sigue con el pie contrario firmemente apoyado en el suelo y mueve el talón del pie enganchado hacia fuera, como si quisieras apagar de un 'pisotón retorcido' una colilla de cigarro en el suelo. El pedal libera la cala y te suelta la zapatilla.

2.Quita-pon-quita-pon: Nadie se pone a enganchar y desenganchar antes de iniciar su ruta...¡pero deberíamos, sobre todo si somos debutantes! No solo afianza los automatismos el gesto de desplazamiento lateral del talón sino que nos sirve de calentamiento de la articulación del tobillo. Dedícale 5 minutos al principio de cada salida a estos ejercicios:

a-Engancha un pie, da media pedalada y engancha el otro, luego desengancha el primero, engánchlo, desengancha el segundo y engánchalo de nuevo. Repite 2 minutos.

b-Intenta enganchar los dos pies a la vez, luego suelta uno, engancha, suelta el otro, engancha y luego suelta los dos a la vez. Repite varias veces.

c-Pedalea solo con un pie enganchado y el otro suelto, sin moverlo. Hazlo con el contrario a continuación, dejando el que antes pedaleaba ahora no se mueva. 

3.Talones fuera: Cuando se aproxime una parada o situación de posible desengache inicia el gesto de suelta simplemente llevando los talones un poco hacia fuera, de forma que el pie siga conectado pero esté a medio camino de soltarse.

Por nuestra experiencia, al llevar el gesto 'empezado' es más fácil que lo continúes en la dirección correcta en cuanto te pares. Sí, ya sabemos que llevar los pies así es muy feo...pero más feos son los moratones si te caes por no soltar los pedales a tiempo. 

Te recomendamos

A la vuelta de vacaciones, ¡más fuerte que nunca!...

Ni playa ni montaña, este año toca quedarse en la ciudad...y no quieres perder la for...

Un sueño reparador es clave para poder dar el máximo rendimiento sobre la bicicleta d...

Toda ruta ciclista exige una hidratación adecuada, más ahora con el calor propio del ...

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.