Publicidad

Así funciona la mochila Camelbak Chase Bike Vest

Si un diseño va bien en otro deporte ¿por qué no adaptarlo al Mountain Bike? Esto es lo que ha hecho Camelbak con su nueva mochila-chaleco, que hereda el concepto de una de sus propuestas para running.
Iván Mateos // Fotos: Alejandro Cubino -
Así funciona la mochila Camelbak Chase Bike Vest
Así funciona la mochila Camelbak Chase Bike Vest

El Chase Bike Vest, está pensado para llevar todo lo necesario en un espacio mínimo, con peso bajo, un ajuste muy alto y con acceso rápido a lo imprescidible. Al contrario de las mochilas que portan toda la carga en la espalda, la Chase Bike Vest redirige una parte hacia los tirantes delanteros, donde ha dispuesto diferentes bolsillos y solapas para una mejor colocación. La capacidad de carga total asciende a 2,5 litros, mientras que para el agua contamos con un depósito de 1,5 litros.

En la parte trasera encontramos un bolsillo aparte para el depósito de agua, sin aislamiento térmico, otro gran bolsillo principal con cremallera y, anexo a éste por su cara externa, otros tres bolsillos más.

Toda la superficie del Camelbak que entra en contacto con nuestro cuerpo (espalda y tirantes) está confeccionada con un tejido de rejilla 3D ampliamente agujereado, honestamente, de los más elaborados, resistentes y transpirables que hemos visto.

Carece de cinta ventral (la que rodea la cadera) pero se hace innecesaria por el doble cierre pectoral y el amplio apoyo de los tirantes sobre el pecho.

La bolsa de agua Crux tiene un gran tapón roscado de llenado. El latiguillo es desmontable y la boquilla de silicona BigBite, de gran caudal, tiene un cómodo cierre antigoteo.

 

¿Qué tal se ajusta?

Hay que reconocer que cuando lo ves por primera vez piensas “eso se va a mover” y cuando te lo pones por primer vez “esto me va a apretar si no quiero que se mueva”, pero luego, sorprendentemente, sucede todo lo contrario. El doble cierre del pecho es elástico y se adapta a la respiración mientas que mantiene los tirantes en su sitio. Esta mochila te la tienes que colocar muy ceñida para que se quede pegada al cuerpo y no se mueva. Su amplia superficie de contacto reparte  la presión y no molesta.

La hemos probado en temperaturas moderadas y nos ha parecido más cálida por la parte frontal: aunque el interior de los tirantes es de rejilla, sobre estos están  los bolsillos repletos de cosas, que taponan la transpiración. Estos bolsillos, hay que decirlo, son muy prácticos. Encantarán a los reyes del postureo, esos que sacan el móvil cada cinco minutos para hacerse una foto y subirla a las RRSS, pero también para tener a mano una barrita energética, el GPS la cámara de fotos, o lo que necesites.

Beber es tan cómodo y fácil como en cualquier Camelbak. Gracias a su gran boquilla y tubo “gordo” pasa mucha agua de un solo sorbo. El agua tiende a calentarse por el propio calor de nuestra espalda. El compartimento no está aislado, y entre el agua y nosotros tan sólo hay una delgada capa de tejido transpirable 3D.  

Ficha técnica

Características: Nylon. Rejilla 3D. 2,5 l de capacidad. Depósito Crux de 1,5 l..
Dimensiones: 34 x 23 x 8 cm.
Opciones: color negro o verde con lima.
Peso: 545 g.
Precio: 99€.
Más información: Team Bike, info@teambike.es,  www.camelbak.com

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.